jump to navigation

Lunes 11 de Octubre de 2010

Educación separada según el sexo

12:27 h | Noticias | | Trackback

Hace 3 meses el Tribunal Federal de Alemania aclaró que la libertad de erigir escuelas privadas garantizada por la Constitución incluye el derecho a la educación diferenciada –separados ellas y ellos-. “La Constitución no prohíbe la educación diferenciada por sexos; la admite”, dijo el juez Neumann. Esa prohibición solo sería admisible —prosiguió— si la educación diferenciada por sexos se opusiera a los “conocimientos científicos reconocidos entre los especialistas. Pero eso no es así, pues muchos expertos recomiendan esa separación, añadió”. “Los responsables de escuelas privadas —finalizó— pueden elegir los métodos y las formas de organización de las clases libremente, de acuerdo con sus principios pedagógicos”.
Esta sentencia tiene también repercusiones económicas: el apoyo de la administración pública en su financiación, según un modelo similar a España o a las “écoles sous contrat” en Francia. En Alemania, el Estado asume el 78% de los gastos de la escuela privada.
Tema interesante de comentar, para no caer en un fundamentalismo de la educación mixta, a la que a veces se apoya sin darse cuenta de que, actualmente, los expertos sostienen que la educación separada de varones y mujeres es beneficiosa para todos, comenzando por ellas.
Es conocida la valiosa experiencia del Dr. Chadwell, Coordinador de Educación de Carolina del Sur, de que la enseñanza diferenciada es “una opción valiosa, porque los niños y las niñas tienen distintas formas de aprender”. Chadwell ha estudiado datos de todos los países y comprobó que ambos sexos son capaces de llegar a los mismos conocimientos; lo que ocurre es que la forma de aprender es diferente y es conveniente que así sea su educación. Hace ya algún tiempo, el sociólogo francés Michel Fize en L’Express, planteaba que l core-inc.com
a coeducación es, en ocasiones, un obstáculo y planteaba la posibilidad de que la escuela pública abriera clases separadas para chicos y chicas.
Christina Sommers, del American Enterprise Institute, y conocida feminista, plantea la inadaptación de la escuela con coeducación a las aptitudes y necesidades de los chicos. En su libro The War Against Boys manifiesta que en la escuela actual se consideran indeseables características masculinas como la energía y la competitividad, con lo que se desanima a los chicos. Según Sommers, la clave, tanto para muchachas como para muchachos, puede estar en la enseñanza diferenciada por sexos. Sostiene que se debe dar a los padres la libertad de elegir la escuela diferenciada, por supuesto también en la enseñanza pública. En Estados Unidos, desde 2002, se autorizó a los distritos abrir escuelas públicas no mixtas.
Es huir del dogma de la coeducación: libertad. Porque niños y niñas se diferencian no solo genitalmente; también en su sensibilidad, en sus períodos de maduración y aprendizaje. Por ello la coeducación se cuestiona sobre todo entre los 11 a 16 años, donde tratarlos igual puede ser discriminatorio. Y se abre paso la idea de que la educación separada es beneficiosa para la formación de los jóvenes.
José J. Camacho