jump to navigation

Jueves 13 de Mayo de 2010

El Ministro de educación excluye a miles de padres del Pacto Social de Educación

12:03 h | Educación para la Ciudadanía,Objeción de conciencia | chequeescolar | Trackback

La indiferencia del ministro no resuelve un conflicto de dimensión internacional.

REDACCIÓN HO.- El Pacto Político de Educación ha sido rechazado por el Partido Popular, que no ha aceptado firmar una propuesta que deja exactamente igual el modelo educativo español. Y entre los motivos para rechazar el pacto, Mª Dolores de Cospedal citaba expresamente que el Gobierno ignoraba los derechos de los padres para educar a sus hijos según sus propias convicciones.

Como el Pacto Político no va a nacer, el ministro de Educación está multiplicando reuniones y contactos con la autodenominada “comunidad educativa”, es decir sindicatos, patronales y asociaciones de padres generalmente vinculadas al Gobierno o a una patronal. Ahora lo imprescindible es hacerse una foto con los firmantes del Pacto Social; esa imagen estará en la prensa en los próximos días.
Sin embargo, como destaca Profesionales por la Ética (PPE) hay dos realidades que el actual ministro de Educación ignora de plano: una, el conflicto creado por las asignaturas de Educación para la Ciudadanía (EpC); otra, continuación de la anterior, la educación sexual obligatoria que se implantará el año que viene en cumplimiento de la eufemísticamente denominada Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Y es que respecto a EpC, prosigue PPE, las cifras cantan:

Desde la implantación de las asignaturas de EpC se han presentado casi 54 mil declaraciones de objeción de conciencia a estas materias.
En la Comunidad Valenciana, 240 niños objetores a EpC esperan sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Valencia al no haberse pronunciado la Generalitat respecto a la objeción. El Tribunal Supremo acaba de dictar sentencias (correspondientes a 20 niños) exigiendo al Gobierno valenciano que se pronuncie sobre el derecho a objetar a estas asignaturas.

En Castilla y León, casi 600 alumnos han sido eximidos de cursar EpC por sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad. El Tribunal Supremo acaba de rechazar una de estas sentencias reconociendo, sin embargo, que la garantía de derechos constitucionales (como la objeción de conciencia) corresponde al Tribunal Constitucional.

En Madrid, padres de 50 niños han presentado recurso reclamando su derecho a la objeción de conciencia ante el Tribunal Superior de Justicia madrileño.
En Estrasburgo, padres españoles han demandado al Estado español ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Lo han hecho en nombre de 102 niños por vulneración de derechos fundamentales en procedimientos de objeción a EpC.

“En definitiva -afirma Jaime Urcelay, presidente de PPE-, se quiera o no, la realidad es que desde hace cuatro años, miles de padres españoles se oponen a EpC porque se han dado cuenta de que con estas asignaturas está en juego un importante paso para la consolidación en la escuela de un proyecto cultural e ideológico dirigido a cambiar la mentalidad de los españoles, un auténtico proyecto de reingeniería social”.

“Por si esto fuera poco -recuerda Urcelay-, el próximo 5 de julio entra en vigor la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción voluntaria del embarazo, es decir la Ley del aborto. Y esta ley impone un capítulo educativo en las escuelas, desde los 11 años. Para aprender diversidad sexual, prevención de embarazos no deseados (incluyendo aborto como derecho de la mujer) e ideología de género, según la cual el género masculino o femenino son fruto de la educación y de la elección personal; es decir, uno o una cambian de orientación sexual según su deseo y circunstancias”