jump to navigation

Miércoles 9 de Diciembre de 2009

Objeción de conciencia ante la enseñanza del aborto en los colegios

23:07 h | Libros,Noticias | chequeescolar | Trackback

Frente a la pretensión del PSOE y sus socios de imponer una “educación” sexual derivada de su legislación abortiva, los padres reclaman su derecho a decir no.

REDACCION HO.- El nuevo giro que hacia un mayor radicalismo está imprimiendo el PSOE a su proyecto abortista durante la tramitación parlamentaria ha movido al Observatorio por la Libertad en la Educación de Andalucía a reclamar la objeción de conciencia para los padres que no quieran que sus hijos reciban la “educación” derivada de la legislación abortista.

El acuerdo alcanzado hoy entre el PSOE, Izquierda Unida y Esquerra Republicana supone la restricción de la objeción de conciencia del personal sanitario y la imposición en la enseñanza del aborto, a la que en los niveles iniciales del sistema educativo se denomina como “educación sexual”.

Se trata de que los estudiantes de ciencias de la salud aprendan obligatoriamente a exterminar niños y a que los alumnos de los colegios reciban una instrucción abortista en sus centros educativos, en aplicación de la legislación que el Gobierno quiere aprobar.

Según el coordinador del Observatorio por la Libertad en la Educación, Carlos Seco, “la experiencia demuestra que la educación sexual impartida en las comunidades autónomas gobernadas por el PSOE, como es el caso de Andalucía, es una educación fundada en la ideología de género, que fomenta y promueve la homosexualidad frente a la heterosexualidad, la búsqueda exclusiva del placer individual en las relaciones sexuales o del autoestímulo sexual, la frivolidad sexual, y que obvia cualquier otro elemento trascendente, religioso o moral, y de entrega a la persona con quién se comparte”:

“La educación sexual no se puede impartir, bajo ningún concepto, en aquellos niveles educativos en los que el alumnado no tiene formación intelectual suficiente para comprender la responsabilidad que supone mantener relaciones sexuales, y de sus posibles consecuencias. Generalizar su impartición a todos los cursos sería una auténtica barbaridad irresponsable, esto sólo puede provocar que siga aumentando el número de abortos entre jóvenes, tal y como han venido demostrando las estadísticas del último curso.”

Seco insistió en que “se reconozca el derecho de las familias a educar a sus hijos en esta materia conforme a sus convicciones religiosas y morales” e hizo extensible esta invitación a la objeción de conciencia, asimismo, a “los centros educativos que no tengan a bien llevar a cabo esta medida”.