jump to navigation

Miércoles 13 de Mayo de 2009

Un juez de Zaragoza reconoce la objeción a EpC por segunda vez en dos semanas

8:03 h | Educación para la Ciudadanía,Libros,Noticias | chequeescolar | Trackback


Epc?... Aragón va a ser que no! - rueda de prensa

Al eximir a un alumno de un centro concertado, resuelve en sentido opuesto a como lo hizo el TS, porque éste falló contra la jurisprudencia del TC y del TEDH.

REDACCIÓN HO.- El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo n.º 2 de Zaragoza dictó el pasado 27 de abril una sentencia, dada a conocer hoy por la plataforma ‘EpC?… Aragón va ser que no!’ por medio de un comunicado, en la que reconoce a unos padres el derecho a objetar en conciencia frente a las asignaturas de Educación para la Ciudadanía (EpC). Por lo tanto, uno de sus hijos, que actualmente cursa 2.º de la ESO y que, consiguientemente tendría que recibir en el curso próximo enseñanzas de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos -materia que en Aragón se imparte en 3.º- queda exento.

El alumno deja de estar obligado a asistir a las clases de EpC y no podrá ser evaluado en ese grupo de materias, sin que ello pueda llevar consigo ninguna consecuencia negativa para él ni en relación con la promoción de curso ni en lo referente a la posibilidad de conseguir títulos académicos.

Prevalece la jurisprudencia del TC y del TEDH sobre la del TS

Con independencia del respeto que le merecen las resoluciones del TS, el magistrado-juez D. Javier Albar, que ya dictó una sentencia similar dos semanas antes, basa su resolución en la doctrina del TC, en la propia Constitución, en algunos de los parámetros de las sentencias denegatorias dictadas por el propio TS, en los votos particulares de las mismas y en la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) con sede en Estrasburgo.

La plataforma objetora de Aragón considera la decisión de su señoría como un “triunfo de la libertad” y espera “que otros jueces y tribunales sigan el ejemplo del Juzgado n.º 2 de Zaragoza”. “Especialmente deseamos que el Tribunal Superior de Justicia de Aragón tenga en cuenta estas dos sentencias magistrales de 13 y 27 de abril respectivamente”, ha declarado Teresa Monaj, portavoz de la entidad.

Cabe la objeción en centros con ideario

Para la plataforma de padres aragoneses, la novedad más relevante de esta sentencia (que se añade como documento adjunto) es que el hijo de los recurrentes estudia en un colegio concertado con ideario propio, lo que, según las tesis defendidas por el letrado del Gobierno de Aragón, haría inaceptable el ejercicio de la objeción porque el carácter propio del centro impediría supuestamente el adoctrinamiento en valores e ideas que contravengan los de la familia. Sin embargo, según el magistrado, en los colegios concertados cabe perfectamente la objeción, porque estos centros han de impartir la enseñanza reglada, respetando las enseñanzas mínimas fijadas en los reles decretos del Ministerio de Educación y en las normas autonómicas que los desarrollan, y en ningún caso pueden apartarse de las directrices que emanan del currículo oficial de EpC, y mucho menos contradecirlas.

Según hace constar su señoría en los fundamentos jurídicos en que basa su fallo, las asignaturas de EpC incluyen una serie de contenidos éticos que pueden ser muy discutibles; en todo caso, lo que resulta rechazable es la necesidad de que los alumnos los asuman (hecho que afecta a los artículos 16 y 27.3 de la Constitución).

El currículo de EpC es adoctrinador

El juez considera probado que estas asignaturas obligatorias no se limitan a enseñar principios o valores generales, sino que éstos se convierten en código moral obligatorio o, al menos, óptimo. Con ello, se permite al Estado el adoctrinamiento de los menores y se rompe el principio de neutralidad estatal, para establecer, valga la paradoja, una “confesionalidad laica”.

En los currículos de EpC, D. Javier Albar ha hallado continuas referencias a la educación afectivo-emocional y a la toma de posturas y planteamientos de dilemas morales. Por otra parte, no pocos de los criterios de evaluación se configuran como un control de las actitudes personales de los alumnos respecto de lo enseñado. En cuanto a los libros de texto de este conjunto de asignaturas, la sentencia afirma que muestran a las claras un adoctrinamiento en concretas opciones morales de distinto signo (dependiendo de los autores de los manuales) con el designio de hacer prosélitos.

“En definitiva”, manifiesta Teresa Monaj, “la sentencia considera que los alumnos a quienes van dirigidas estas enseñanzas, niños y adolescentes, están en un período de formación; si desde el Estado o el gobierno autonómico se les inculcan comportamientos en un cierto sentido, lo lógico es que los asuman. Queda claro, por tanto, que EpC contradice el derecho de los padres a educar a sus hijos conforme a sus convicciones”.
Finalmente, ‘EpC?… Aragón va ser que no!’ felicita a todos los padres objetores a EpC por este nuevo triunfo de la libertad y espera que otros tribunales sigan dándoles la razón porque, “a pesar de la propaganda gubernamental, la polémica sobre estas asignaturas adoctrinadoras no ha finalizado en absoluto”.

Sentencia de Zaragoza (27-04-09) 1.92 MB