jump to navigation

Miércoles 20 de Agosto de 2008

Al rechazar las objeciones, la Junta nos ha enviado directamente a la vía judicial

19:09 h | Educación para la Ciudadanía,Libros,Noticias | chequeescolar | Trackback


Entrevista a Pedro Megido, presidente de Zamora Educa en Libertad 27punto3, en LA OPINIÓN DE ZAMORA.LA OPINIÓN DE ZAMORA, ANA MARÍA CAVERO.- La Plataforma Zamora Educa en Libertad 27punto3 que tiene por objetivo “defender el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos” ha anunciado que aunque la Junta de Castilla y León no haya admitido a trámite las objeciones a la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC) seguirán en la lucha y que el próximo paso será acudir a los tribunales de justicia. “Que se hayan denegado las objeciones nos ha parecido mal primero porque es ir en contra de un derecho constitucional que los padres tenemos y también porque han dado la respuesta muy tarde, prácticamente cuando está a punto de iniciarse el curso escolar”.

– ¿Cuándo fueron presentadas estas objeciones?

– Se vienen presentando desde que los reales decretos fueron aprobados, aunque de forma masiva empezaron a presentarse en marzo Nosotros venimos pidiendo desde hace meses que la Junta de Castilla y León se pronuncie sobre este tema sin tener una respuesta. Y si han empezado a rechazar las objeciones ahora es porque saben perfectamente que en pleno verano es más difícil que nos organicemos ya que todos los padres están más dispersos.

– ¿Ustedes ya se reunieron con el Consejero de Educación?

– Ya que el presidente de la Junta no se ha dignado todavía a recibirnos, a principios de julio nos reunimos con el Consejero de Educación quien nos comunicó entonces que era previsible que la Junta denegara estas objeciones.

– ¿Cuántas objeciones se han presentado hasta el momento?

– En Zamora somos alrededor de un centenar, en Castilla y León unos 3.000 y actualmente se habla de 35.000 objeciones en todo el territorio nacional, que han sido presentadas más o menos en el transcurso de un año. Al compararlas con las objeciones de conciencia que fueron presentadas al servicio militar en su momento, encontramos que en diez años se recogieron 70.000. Así que las cifras hablan por sí solas.

– ¿Por qué la Junta ha actuado de esta manera?

– Ellos argumentan que han adaptado el currículum impuesto por el Gobierno central en los reales decretos y han eliminado toda la parte afectiva y emocional que contenían. Sin embargo, los libros de texto son los mismos a nivel nacional porque las editoriales lógicamente no ven beneficio económico en publicar unos libros especiales sólo para Castilla y León. Pero, por otro parte, si lo que nosotros reclamamos es que el Gobierno central no puede manipular la conciencia entonces el Gobierno regional, no puede hacer lo mismo. Y, por cierto, hay que decir que los decretos de la Junta, en los que se desarrolla el currículum adaptado, han sido recurridos por el Estado.

– ¿Cómo se ha procedido en otras comunidades en la que ya se imparte la asignatura y hay muchos objetores como sucede en Castilla y León?

– En La Rioja, por ejemplo, el Tribunal de Justicia hasta el momento ha dado, si no me equivoco, un total de 25 sentencias favorables a los padres objetores. Y el Gobierno regional lo que ha hecho no sólo es aceptar dichas objeciones sino plantear un modelo de objeción que ha elaborado la Consejería de Educación. Además, hay otras comunidades como Andalucía o Madrid que también aceptan las objeciones. Por eso lo que más nos sorprende es que en una Comunidad como Castilla y León con una línea de gobierno que se opuso claramente desde un principio a esta asignatura no sigan una línea coherente y apoyen a los objetores. Un representante de la plataforma de Castilla y León habló con el portavoz de Educación del Partido Popular en Madrid, Juan Antonio Gómez Trinidad y él dijo que su voluntad era apoyar a los padres objetores y que querían que hubiera una unidad en todas las comunidades autónomas gobernadas por el PP. Pero, a la postre, nos dan palabras muy bonitas de apoyo y por otro lado, la Junta al rechazar las objeciones nos envía directamente la vía judicial . Los padres objetores nos sentimos abandonados.

– ¿Recurrir a la vía judicial es el próximo paso?

-Vamos a presentar los correspondientes recursos de reposición y, una vez que se vuelvan a denegar esos recursos, que se vuelvan a denegar el derecho a la objeción, se agotará la vía administrativa e iremos directamente al Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

– ¿Esperan encontrar apoyo en la justicia?

– Sí. Pero de no ser así no nos vamos a parar ahí sino que recurriremos hasta el final. Iremos al Tribunal Supremo y de ser necesario acudiremos al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

– El curso se inicia en unos días ¿Qué va a pasar con los alumnos objetores?

– La Consejería de Educación de Castilla y León ha garantizado que los niños que no entren a clases, porque esa es la voluntad de sus padres, no van a ser desatendidos.

– ¿Sin embargo van a quedar con una asignatura pendiente?

– El Consejero lo que nos dijo fue “puede ser que no titulen”, que tomamos como una amenaza para disuadir a los padres. Pero nosotros lo que hemos planteado a la Junta y a los institutos de Zamora es que se planteen actividades alternativas relacionadas con la asignatura, evitando todo lo que los padres consideramos que es formación moral y manipulación, además de medidas especiales de evaluación para estos muchachos, encargándoles por ejemplo trabajos sobre derechos humanos o sobre cuestiones éticas.

– ¿Cómo lograr que estos niños no sean estigmatizados por sus propios compañeros?

– La situación claro que nos preocupa, es gravísimo que en un estado democrático los alumnos puedan ser marginados de alguna manera por que sus padres están luchando por un derecho reconocido por la Constitución. Esperamos que la Consejería cumpla con lo pactado y no se produzca ningún tipo de discriminación para los que no entren en clase.

– ¿Ha sido difícil para ustedes como padres tomar la decisión de objetar?

– Claro que es difícil tomar una postura que puede afectar a nuestros hijos pero nos parece que no podemos hacer dejación de nuestras funciones de padres. En este sentido hay un problema social grave y es que muchos padres delegan en gran medida la educación de sus hijos en los profesores. Así, finalmente es el Gobierno central quien tiene las riendas de la educación de nuestros hijos lo que da lugar a una manipulación ideológica grande. Lo grave es que con esta asignatura se está abriendo una puerta para que desde el Estado se pueda manipular a los ciudadanos.

– ¿Qué actividades tiene planeado realizar la plataforma que dirige de aquí en adelante?

– La labor de la plataforma es formativa y de concienciación de los padres sobre la postura que debemos tomar ante la objeción de conciencia. Hemos enviado a las AMPAS de los colegios y a los directores de los centros cartas en las que proponemos la celebración de charlas con los padres para manifestar nuestra posición ante esta asignatura y nuestras propuestas porque no se puede jugar con la conciencia de nuestros hijos.

– ¿Se dirigen sólo a los centros públicos?

– No, también a los concertados y a nivel de toda la provincia porque este intento de manipulación afecta a todos por igual.

“En los libros de texto hay una tendencia a ignorar la importancia de la realidad familiar”

– ¿Han tenido oportunidad de ver algunos de los libros de texto de Educación para la Ciudadanía de los que se están vendiendo en las librerías de Zamora?

– Nosotros tenemos acceso a los los libros desde marzo porque son los mismos que se han venido utilizando en otras Comunidades donde la asignatura de Educación para la Ciudadanía se implantó el curso pasado y, sin duda, no queremos que se utilicen para educar a nuestros hijos.

– ¿Qué detalles encuentran en ellos con los que no están de acuerdo?

– Son muchos. Por citar un ejemplo hay, a nuestro parecer, una tendencia general a ignorar la importancia de la realidad familiar. Es decir glorifican distintos modelos de familia frente a lo que llaman de manera peyorativa “familia tradicional”. También he visto textos que son realmente aberrantes como alguna viñeta en la que se puede leer “eso que pincha es occidente” y en la ilustración se ve a un niño junto a un adulto que está señalando un cerco de alambre de púas. Y así podría enumerar otros ejemplos que definitivamente evidencia una clara vocación anti occidental. Por otra parte se introducen unos aspectos que no competen para nada al Estado ni desde luego al profesorado como es la esfera afectiva y emocional de los estudiantes. Al revisar un libro de texto queda claro que el objetivo final de esta asignatura es la formación de la conciencia moral que es una responsabilidad exclusiva de los padres.