jump to navigation

Lunes 30 de Junio de 2008

El Colegio Guadalaviar tramita en Valencia 548 objeciones a EpC

18:38 h | Educación para la Ciudadanía,Libros,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados


Las familias que las han planteado consideran que esa asignatura representa una grave injerencia del Estado en el derecho de los padres a educar a sus hijos conforme a sus convicciones.

REDACCIÓN HO.- En la mañana de este lunes, ha tenido lugar una tramitación muy numerosa de objeciones a EpC en el registro de la Conselleria de Educación de la Comunitat Valenciana, según ha anunciado ‘Valencia Educa en Libertad’ en un comunicado remitido a esta redacción.

Una representación de padres de alumnas del Colegio Guadalaviar de Valencia ha presentado ante la Administración Educativa las 548 declaraciones de objeción de conciencia a ‘Educación para la ciudadanía’ que las familias han hecho efectivas hasta esta fecha en el centro educativo.

La Asociación de Padres del mencionado colegio considera que la educación de los hijos es algo tan importante que sólo puede estar en manos de las familias. El APA manifiesta que, junto a la dirección del colegio, ha defendido siempre este derecho fundamental, que en la actualidad aparece seriamente amenazado. Esta asignatura representa una grave injerencia del Estado en el derecho fundamental que asiste a los padres para educar a sus hijos conforme a sus convicciones religiosas y morales.

Durante el mes de Junio, las familias de las alumnas del Colegio Guadalaviar han ido entregando sus declaraciones de objeción a la Dirección del centro, que les ha dado el trámite administrativo pertinente al registrarlas en la Conselleria de Educación.

—-

Desde aquí ¡enhorabuena!


Domingo 29 de Junio de 2008

En Cádiz se supera la cifra de 1.000 objeciones a EpC

13:43 h | Libros,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados

En la provincia gaditana hay plataformas objetoras en Jerez y en San Fernando y se están constituyendo otras en Cádiz, El Puerto y La Línea.REDACCIÓN HO y DIARIO DE JEREZ.- Coincidiendo con el final del curso académico, el Foro de Laicos Asidonia presentó la pasada semana, en la delegación provincial de Educación, 80 nuevas objeciones de conciencia a la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC) firmadas por padres de diferentes localidades de la provincia. Según el portavoz de la asociación, José Ignacio Martínez Moreno, ya se han tramitado en Cádiz más de 1.000 objeciones. Las planteadas en Andalucía son al menos 7.133 y en toda España como mínimo 41.107, según datos facilitados por Profesionales por la Ética.

El foro considera que “esto no ha hecho más que empezar, teniendo en cuenta que este curso que ahora termina se ha implantado EpC sólo en siete comunidades autónomas y que el próximo comenzará en las restantes”.

Una vez finalizado el curso escolar, y a modo de balance, en el foro se muestran convencidos de que “este movimiento cívico surgido contra la imposición de una asignatura que vulnera de forma clara los derechos fundamentales de los padres a elegir la educación moral, religiosa y filosófica de sus hijos y que traspasa los límites de neutralidad ideológica al que está obligado cualquier estado que se precie de democrático, se puede calificar de excepcional y sin precedentes en España”.

También recuerdan que “en la provincia de Cádiz, a la finalización del curso escolar nos encontramos con que superamos las mil objeciones de conciencia a la asignatura EpC, a pesar de que muchos directores de centros no tramitaron dichas objeciones a la delegación provincial de Educación y a pesar de que estos mismos directores de estos colegios públicos y concertados han denegado un derecho fundamental como es el de información de los padres en sus centros”.

El foro ha participado en más de cincuenta actos informativos en toda la provincia a lo largo del curso que finaliza. En junio de 2007 comenzaron a informar sobre la asignatura EpC y se puso en marcha una nueva plataforma de padres en San Fernando, la Plataforma de Padres Objetores Isleños. En este final de curso se están formando tres nuevas plataformas: una en Cádiz, otra en El Puerto y una tercera en La Línea


Objetores

11:47 h | Educación para la Ciudadanía,Libros,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados

Por FERNANDO BARÓN ESQUIVIAS
La reciente victoria de los padres contra ese barbitúrico llamado Educación para la Ciudadanía, tras la honrosa sentencia del Tribunal Superior andaluz, no debe hacerles olvidar ni durante medio minuto que la tal Educación es una filfa, un camelo, un engañabobos. Un cuento narrado por un idiota, para decirlo en palabras de Shakespeare. Y lo que deben combatir los padres con todas sus fuerzas es la catastrófica realidad de la enseñanza andaluza, clasificada una y otra vez por el informe PISA como la peor de Europa.

De nada sirve matar el virus si el paciente sigue privado de alimentación, falto de aire puro y alojado en un cuarto de higiene precaria. Hay que olvidar los alevosos enredos de la bananera EpC, para desplegar todo el aparejo en pos de los asuntos capitales de la enseñanza, es decir, las Matemáticas, la Física, la Lengua, las Ciencias Naturales, la Química, el Inglés. Por supuesto, dejando a un lado las discusiones bizantinas sobre el gasto por alumno, para ir a lo único que realmente funciona: la autoridad del profesorado, la exigencia en los programas educativos, y el esfuerzo de los estudiantes. Esa combinación garantiza a los colegiales un porvenir cualificado, libre y próspero, en vez de la ciénaga de folclore y subsidios que es el varadero programado de la funesta Logse y su perniciosa heredera la LOE.

El cheque escolar debería ser la meta decisiva de unos padres andaluces resueltos a desactivar el vidrioso marasmo que aguarda a sus hijos. Lo único realmente eficaz es que cada familia pueda decidir libremente dónde quiere inscribir a sus hijos, teniendo en la mano todo el dinero que hoy se les arrebata por vía de impuestos para la “enseñanza”. Quitarse de encima la Educación para la Ciudadanía pero seguir igual hasta el próximo tañido PISA es como abrir la ventana y limpiar la habitación, sin darle los antibióticos al enfermo ni alimentarle. Y eso merece la más firme de las objeciones.

ABC Sevilla


Viernes 27 de Junio de 2008

La Junta andaluza rectifica y no suspende en EpC a hijos de objetores

14:17 h | Educación para la Ciudadanía,Libros,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados

Ha ordenado a los centros que califiquen como “no evaluado” en EpC a todo alumno cuya familia haya obtenido del TSJ una medida cautelar favorable a la objeción.REDACCIÓN HO y ABC.- Según publica hoy ABC en su edición de Sevilla, la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía ha rectificado su inicial decisión de suspender a los alumnos que no hayan asistido a las clases de Educación para la Ciudadanía por ser sus padres objetores de conciencia. Así lo ha notificado mediante una nueva instrucción a los centros escolares en la que sustituye la orden anterior de hacer constar en actas una “evaluación negativa” por la de calificarlos con un “no evaluado”.

El cambio de actitud de la Junta ha sido drástico, ya que en la circular enviada por la Viceconsejería a los centros el 4 de junio decía textualmente que “no se estiman exenciones o procesos distintos de evaluación para determinadas materias” y que “el alumnado cuyos padres han presentado objeción de conciencia y que no ha asistido a las sesiones de clase de la materia de Educación para la Ciudadanía durante el curso escolar tendrán una evaluación negativa de la misma, tal y como se procedería en cualquier otra materia en circunstancias similares”.

Tras conocerse esa orden de la Junta, las asociaciones de objetores a EpC y el letrado Carlos Seco recordaron a la Consejería que ya son varios los padres que están amparados por el TSJA que suspendió cautelarmente la obligación de los alumnos de acudir a clase, por lo que el suspenso con que pretendía evaluarlos la Junta iba en contra de esas decisiones judiciales.

Rafael Camaño instó también a la Junta a cambiar de actitud, ya que “era una barbaridad, porque de alguna manera con esa orden se estaba instando a los centros a no acatar las órdenes judiciales”.

La Consejería de Educación ha terminado dando marcha atrás y, con fecha de 23 de junio, ha enviado una nueva instrucción a los centros, en la que textualmente dice que “se ha detectado un error material” y ordena sustituir la orden anterior por esta otra.

En ella dice: “En lo que respecta a la materia Educación para la Ciudadanía, impartida en el curso 3º de la Educación Secundaria Obligatoria, del alumnado cuyos padres o tutores ha presentado recursos ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, con autos o cualquier resolución judicial en los que el tribunal acuerda suspender cautelarmente el acto impugnado, que consiste en la solicitud presentada en la Consejería de Educación del reconocimiento del derecho a la objeción de conciencia respecto a la aplicación de la citada asignatura, en estos casos, los centros docentes deben consignar el los correspondientes documentos de evaluación del alumnado la expresión ‘no evaluado’ acompañada de una diligencia en la que conste que así resulta por aplicación del auto o resolución citada”.

La rectificación muestra “un cambio de sensibilidad” por parte de la Junta

Esta orden sólo afecta a los alumnos que ya han obtenido del TSJA la suspensión cautelar de la obligación de cursar EpC, pero no a los que aún esperan resolución. Sin embargo, el secretario general de CECE Andalucía informó ayer a ABC de que están negociando con la Junta que se aplique a todos los hijos de objetores, puesto que es de esperar que el TSJA dicte resoluciones similares para todos los que han recurrido.

La rectificación de la Junta ha sido calificada también ha sido acogida con alegría por parte del
letrado Carlos Seco, quien la ha calificado como “muy positiva”.

“Ante las calificaciones académicas producidas en este mes de junio en relación con la asignatura EpC, aunque haya sido a final de curso, no podemos sino valorarlas muy positivamente, por cuanto muestran un cambio de sensibilidad por parte de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía frente a los padres objetores, y nos permiten ser muy optimistas si ello significa que se puede encontrar una vía de diálogo que resuelva la situación creada, ya que estas calificaciones implican el reconocimiento por parte de la Junta del derecho de los padres a objetar y del derecho a educar en libertad a nuestros hijos”, manifiesta el abogado.

Seco destaca así mismo que “esas muestras del cambio de sensibilidad que se ha producido en la Junta, las encontramos no sólo respecto de aquellos padres que han obtenido resoluciones judiciales que amparan el derecho a la objeción de conciencia a los que en los boletines de notas de sus hijos se les ha calificado como asignatura ‘no evaluada’, sino también a muchos otros alumnos que encontrándose en la misma situación, y por el principio de igualdad, aun sin contar con dichas resoluciones judiciales, se les ha calificado del mismo modo, o con la calificación de asignatura ‘no cursada'”.

Según Seco, también se han dado otros supuestos en los que pese a la calificación de suspenso, se ha ofrecido, para recuperar la asignatura, la alternativa de realizar un trabajo, sobre la democracia, los procesos electorales, las causas de exclusión o de discriminación, o incluso sobre ONGs, entre otros temas, que podrán ser desarrollados por los alumnos desde sus convicciones morales.


Miércoles 25 de Junio de 2008

Ya son más de 41.000 las objeciones a EpC

19:35 h | Educación para la Ciudadanía,Libros,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados

Desde que se tramitó la primera, en abril de 2007, se han registrado 100 objeciones diarias.REDACCIÓN HO.- El curso escolar que acaba ha sido el primero en el que la asignatura ‘Educación para la ciudadanía’ (EpC) se ha impartido en 3.º de ESO en siete comunidades autónomas. La polémica materia ha suscitado ya, según datos que ha facilitado hoy Profesionales por la Ética, más de 41.000 objeciones de conciencia, planteadas por padres que se niegan a que sus hijos sean educados moralmente por el Estado o por el de la Comunidad Autónoma correspondiente.

La polémica no ha hecho más que empezar, puesto que el curso próximo EpC se impartirá en toda España, en 2.º ó 3.º de ESO (según las decisiones adoptadas por las comunidades autónomas), en 4.º de ESO (bajo la denominación ‘Educación ético-cívica’) y en 1.º de Bachillerato (con el nombre de ‘Filosofía y ciudadanía’).

Estos datos han sido presentados hoy por Profesionales por la Ética, en el transcurso de una rueda de prensa celebrada en Madrid. Según esta asociación, la expansión territorial de la asignatura y su extensión a otros cursos multiplicará las objeciones de conciencia. Se espera, por tanto, un “otoño caliente” en el ámbito educativo.

Para Leonor Tamayo, coordinadora de la Campaña de Objeción a EpC de Profesionales por la Ética, el movimiento objetor está llevando a cabo una movilización social sin precedentes en España, tanto por su fuerza como por su dinámica, los objetivos y la identidad de sus protagonistas.

Tamayo ha asegurado que “los padres de toda España se han levantado, literalmente, para decirle al Gobierno que no van a permitirle seguir avanzando en su afán totalitario, que EpC es una intromisión ilegítima del Estado en un ámbito que es exclusivo de los padres. Y por eso han objetado a pesar de las amenazas infundadas de la Ministra o de los consejeros de Educación, a pesar de los suspensos o de la actitud hostil de algunos centros escolares (públicos y concertados), a pesar de las promesas incumplidas o de la incoherencia de los políticos”.

Más de 41.000 objeciones en poco más de un año

La coordinadora de esta campaña ha resaltado también que los objetores presentan una comunicación de objeción por hijo, con lo cual no estamos hablando de 41.107 padres objetores, sino de número de objeciones. Los padres objetores, lógicamente, son el doble puesto que la decisión de objetar suele ser adoptada el padre y la madre, aunque en algunos casos la declaración solo la firme uno de ellos.

Por comunidades autónomas, la que presenta un mayor número de objeciones es Madrid seguida de Castilla-La Mancha y de Andalucía. “Teniendo en cuenta que la primera objeción a la asignatura se presentó en abril de 2007”, ha asegurado Tamayo, “podemos afirmar que desde entonces se han producido cerca de 100 objeciones diarias a EpC. Por otra parte, hay que recordar que, con total seguridad, el número de objeciones supera esta cifra porque hay numerosos padres que objetan y no se lo comunican a ninguna asociación ni plataforma, simplemente al centro escolar y a la Administración Educativa”.

92 entidades asesoran y respaldan a los objetores

En esta campaña, ha relatado Tamayo, se han movilizado los padres; ciudadanos anónimos, responsables y valientes que se han organizado en plataformas o asociaciones. Si en febrero de 2007 había 32 asociaciones que comenzaban a promover la objeción a EpC con el lema “Tus hijos, tu decisión”, hoy son 92 las entidades que forman el movimiento objetor. Estas plataformas y asociaciones hacen llegar la información a los padres, facilitan la tramitación de la objeción y apoyan legal y moralmente a los objetores y a sus familias.

Almudena Pastor, representante de una de las plataformas madrileñas (Alcalá Educa en Libertad), ha declarado que en el último mes han organizado cinco charlas informativas sobre EpC en Alcalá de Henares, Torrejón de Ardoz y Meco. Su experiencia es que los padres desconocen el auténtico calado de la asignatura hasta que conocen su currículo, pero que al leer los objetivos de EpC y de ‘Educación ético-cívica’ se percibe con claridad que se va a inculcar a los jóvenes una manera concreta de pensar en aspectos como “la identidad personal”, los valores de la vida cotidiana o la convivencia en la familia. “Tras leer los decretos de EpC”, asegura Pastor, “me veo despojada de mi papel de madre como educadora de mis hijos y relegada a ser una cuidadora alimentadora”.

En parecidos términos se ha expresado la portavoz de otra plataforma madrileña (Educa en Libertad. Madrid Noroeste), Mariví Urbina, que ha asegurado que las objeciones se incrementan en cuanto los padres se informan del objetivo de EpC, que es “formar la conciencia moral de los alumnos”.

Balance del curso 2007-2008 y previsiones para el próximo

Finalmente ha intervenido Jaime Urcelay, presidente de Profesionales por la Ética, quien ha dibujado el escenario actual y las previsiones en torno a la objeción de conciencia a EpC. En síntesis, Urcelay ha asegurado que:

  1. EpC está provocando una considerable fractura social y jurídica, al entrar en conflicto con los derechos fundamentales de los padres. La asignatura, tal y como está planteada, debe ser retirada o convertirse en voluntaria.
  2. La cuestión clave sigue siendo la información sobre la asignatura. El Gobierno y las administraciones educativas siguen falseando la realidad de la nueva materia y el derecho a la objeción de conciencia de los padres.
  3. No se puede entender que, existiendo ya sentencias judiciales que declaran la falta de neutralidad de la asignatura y el derecho de los padres a objetar, se siga tratando a los padres objetores como delincuentes y que se estén produciendo situaciones como las de Andalucía (desacato por la Junta de fallos judiciales) o Asturias (inicio de expedientes sancionadores a los padres sin base legal y con el único propósito de amedrentar). Resulta también incalificable la complicidad política de la CEAPA (Confederación Española de Padres de Alumnos) al pedir la intervención de la Fiscalía contra los padres. “Los objetores”, ha asegurado, “van a defenderse de esta represión por todos los medios legítimos a su alcance y nosotros les vamos a seguir apoyando”.
  4. Si el Gobierno y las Administraciones educativas mantienen la misma insensibilidad hacia la realidad social y la misma falta de diálogo, las objeciones van a seguir multiplicándose. La objeción es un derecho constitucional y es el único recurso que se está dejando a los padres. En el tramo final de curso la presentación de objeciones se ha multiplicado. Desde hace dos meses han crecido casi un 44%; en Madrid, un 72%.
  5. Hay cientos de recursos judiciales planteados frente a la asignatura, a lo que ahora hay que sumar la nueva situación abierta en la Comunidad Valenciana, donde los mismos que niegan a los padres el derecho constitucional a la objeción de conciencia ahora llaman abiertamente a la desobediencia pura y dura frente a una Orden de la Consejería de Educación. Esto es insostenible. Mientras el Tribunal Supremo no dicte sentencia, van a presentarse más demandas, solicitudes de medidas cautelares y posiblemente habrá muy pronto nuevos fallos judiciales al menos en los Tribunales de Cantabria, La Rioja y Navarra. El curso 2008-2009 va a conocer una compleja judicialización que no sabemos dónde puede conducir a nuestro ya maltrecho sistema educativo.
  6. Seguimos haciendo un llamamiento a la recuperación de la cordura, la racionalidad y el diálogo. El Gobierno debe practicar de una vez lo que demagógicamente pregona cada vez que habla de esta asignatura. Los padres sólo pedimos diálogo, respeto a la pluralidad social, no imposición de ninguna conciencia moral a nadie y libertad para todos.

Profesionales por la Ética ha facilitado, así mismo, un gráfico que refleja la distribución de las objeciones por comunidades autónomas y un cuadro-resumen de la situación de EpC en cada comunidad (véanse documentos adjuntos).

Distribución de objeciones por CC AA (24-06-08) 58.14 KB

Objetores de Cáceres recurren al TSJ de Extremadura

18:56 h | Educación para la Ciudadanía,Libros,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados

Cuatro familias han presentado recursos contencioso-administrativos para reclamar el reconocimiento de su derecho a objetar en conciencia ante la asignatura.REDACCIÓN HO y EUROPA PRESS.- Cuatro familias que han planteado objeción de conciencia a la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC) han presentado hoy sendos recursos ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura TSJEx), contra la resolución de la Consejería de Educación de la Junta de Extremadura, en la que se declara la inadmisión del recurso de alzada interpuesto anteriormente por vía administrativa.

Tras la presentación de estos recursos, que tuvo lugar a las 11:00 horas en la sede del Alto Tribunal extremeño en Cáceres, la portavoz de la Plataforma Independiente de Padres Objetores de Conciencia a Educación para la Ciudadanía de Cáceres, Teresa Cañas, indicó que estas familias acuden a la vía judicial “ante la falta de respuesta por parte de la Administración”.

Cañas aseguró que los padres y madres que forman la plataforma, que aglutina a unas 200 personas en la provincia cacereña, se sienten “injuriados y maltratados” por las autoridades educativas de la región en un “asunto tan importante como es la protección de los derechos fundamentales de las personas” y sobre todo, “el derecho a la libertad de Educación” de los hijos.

Por todo ello, reclaman el “auxilio” del presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, para que “de una vez por todas” se “acabe con esta situación injusta”, aseguró.

“Hacemos un llamamiento a todos los padres y madres cacereños preocupados por la educación de sus hijos, para que se informen de los contenidos reales de Educación para la Ciudadanía, y sin miedo y en libertad, actúen en consecuencia”, añadió Cañas.

Otro de los portavoces de esta plataforma, Fernando Bernáldez, recordó que con la presentación de estos cuatro recursos, los padres de los alumnos de 3.º de la ESO que este año no han asistido a clases de EpC, pretenden “defender el derecho fundamental recogido en la Constitución Española de educar a los hijos conforme a sus convicciones morales y religiosas”.

Bernáldez informó de que estos alumnos que no han acudido a clase tendrán en su boletín informativo de notas un “suspenso” o un “no evaluado”, frente a lo que reivindicó el derecho de los padres a poder elegir la educación de sus hijos, por lo que esperan que el TSJEx les reconozca el derecho a la objeción de conciencia.


VAEL recurre una resolución de la Generalitat sobre EpC

15:26 h | Educación para la Ciudadanía,Libros,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados

Pide la extensión del modelo de doble opción a los cuatro cursos en que se impartirá la materia y solicita que se contemple expresamente la posibilidad de cursar la opción B como actividad sustitutoria.REDACCIÓN HO.- La asociación Valencia Educa en Libertad (VAEL) presentó ayer, 24 de junio, un recurso de reposición contra la resolución de la Conselleria de Educación de la Comunitat Valenciana de 12 de junio (DOCV del día 19), que establece el documento para la elección de opción organizativa para cursar EpC. También han recurrido a título individual dos padres objetores.

El asesor jurídico de VAEL, José M.ª Llanos, ha explicado que el recurso plantea dos reclamaciones relativas al contenido de esa norma dictada por la Administración Educativa valenciana.

Por una parte, según ha detallado Llanos, VAEL cree necesario que en esa misma resolución (aunque también podría hacerse mediante otra disposición de similar rango) se extienda a Educación ético-cívica de 4.º de ESO el modelo de doble opción fijado por la orden de 10 de junio sobre formas de organización pedagógica para impartir EpC en la ESO. Se aplicaría así lo previsto en su artículo 2.4, en el que se estipula que “la conselleria competente en materia de educación extenderá en los supuestos que legalmente proceda este modelo organizativo de doble opción a otras materias de la educación secundaria obligatoria de índole similar a la Educación para la ciudadanía y los derechos humanos”.

Además, la asociación solicita que en el documento de elección de opción que fija la resolución de 12 de junio se contemple la posible elección de la opción B como consecuencia de la objeción, en consonancia con lo dispuesto en la citada orden, cuyo artículo 4.1 determina que “esta última opción la cursará el alumnado que pudiera plantear objeción de conciencia a la materia Educación para la ciudadanía y los derechos humanos, en los términos previstos en la normativa vigente”.

Igual regulación de EpC en Primaria, la ESO y el Bachillerato

VAEL resalta que, aunque Educación para la ciudadanía es el nombre genérico con que se conocen comúnmente cuatro materias que se impartirán en 5.º de Primaria, 2.º de la ESO, 4.º de la ESO y 1.º de Bachillerato, la orden dictada por la Conselleria y la resolución que la desarrolla tan solo concretan la regulación en 2.º de la ESO.

Por ello, reclama que, antes de que termine el plazo de matriculación de los alumnos, la Administración Educativa detalle, mediante la promulgación de las normas que sean precisas para ello, la regulación de EpC al menos en los tres cursos en que se impartirá a partir de septiembre (en Primaria se comenzará a dar un año más tarde). Por otra parte, considera ineludible que las autoridades educativas reglamenten esas enseñanzas de forma similar en los cuatro cursos. “No hacerlo así sería incoherente”, ha asegurado Llanos.

“Si la Conselleria no aplica en los cuatro cursos la fórmula que ha establecido para la materia de 2.º de la ESO, se verá obligada a reconocer expresamente la objeción en los otros tres cursos (lo que, al no haber opción B, implicaría la exención de cursar EpC) o a denegarla, posibilidad esta última que contradiría la decisión adoptada por el XVI Congreso del PP”, ha explicado el secretario de la asociación, Santiago Argilés.

Ni opción A ni opción B, al menos hasta que responda la Administración

Finalmente, el presidente, Alberto de Scals, ha aconsejado a los padres objetores “que, en todo caso y aunque lo dispuesto para 2.º de la ESO se extendiera a los demás niveles, no elijan ninguna de las opciones planteadas en el documento cuyo modelo fija la resolución recurrida” y que “se nieguen a que sus hijos cursen ninguna de las fórmulas organizativas de EpC, al menos hasta haber recibido una respuesta de la Conselleria a su declaración de objeción”.

VAEL considera que, una vez recibida esta, si la Administración les ofrece la opción B como actividad alternativa por efecto de la objeción planteada, las familias podrían aceptar esa vía.


Martes 24 de Junio de 2008

En un año han objetado más burgaleses a EpC que a la mili en una década.

20:03 h | Educación para la Ciudadanía,Libros,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados

Ya son más de 1.000 las tramitadas en la provincia.REDACCIÓN HO.- El Observatorio Burgalés para la Objeción de Conciencia, institución creada hace más de un año por CONCAPA, la delegación en Burgos del Foro Español de la Familia y otras asociaciones, ha informado mediante un comunicado remitido a HO de la presentación de 200 nuevas objeciones en la capital burgalesa. El trámite ante la Administración Educativa se realizó ayer, 23 de junio

El portavoz en Castilla y León, y Delegado en Burgos, del Foro Español de la Familia, José Manuel Cantera Quitián, ha glosado las declaraciones de objeción como “el fruto del trabajo de muchos, y de la valentía de tantos padres, que cada día se mantienen firmes en el ejercicio de sus derechos y en la defensa de su libertad”.

Por su parte, Juan José Ruiz de Cascos, portavoz de CONCAPA Burgos, ha recordado que “durante más de un año hemos informado a los padres burgaleses, en la calle y en los colegios, sobre el ataque a sus familias que supone esta asignatura. Hemos traído a Burgos a los presidentes nacionales de CONCAPA, Luis Carbonel; del Foro Español de la Familia, Benigno Blanco; de Profesionales por la Ética, Jaime Urcelay, y de Hazteoir.org, Ignacio Arsuaga. También nos han aportado su visión Dña. María Rosa de la Cierva, miembro del Consejo Escolar del Estado, y el cardenal Antonio Cañizares”.

“Gracias a ellos y a muchos otros, la mayoría anónimos -continúo Ruiz de Cascos-, hoy llegamos al millar de objeciones en Burgos, pero hay muchas más que aún no se han presentado. Por ello, durante el curso que viene, seguiremos trabajando en la misma línea que hasta ahora”.

“En este primer curso, han objetado a Educación para la Ciudadanía más burgaleses que los que objetaron a la ‘mili’ en diez años. Las objeciones que presentamos ahora son la comunicación del ejercicio de un derecho fundamental que recoge la Constitución y que acaban de reconocer varios Tribunales Superiores de Justicia. No se trata de una petición a la Administración que ésta pueda conceder o denegar, con o sin silencio administrativo. Por ello, espero que la Junta de Castilla y León, más aún tras la ponencia de educación del Congreso del Partido Popular, reconozca este ejercicio de derechos de los padres”, ha resaltado Cantera Quitián.

Finalmente, el portavoz del Foro de la Familia, ha recordado que “en este momento estamos en disposición de dar apoyo jurídico a todos los objetores a través de la página www.objetamos.org, para que ejercer sus derechos no sea una carga para ellos”.


Para defender EpC, Marina atribuye a las familias la transmisión del racismo

19:59 h | Educación para la Ciudadanía,Libros,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados

En una charla sobre ‘Educación para la ciudadanía’, José Antonio Marina, autor de los textos de esa materia para SM, argumentó con esa afirmación la supuesta necesidad de la asignatura.

REDACCIÓN HO.- El pasado 5 de junio, la Asociación de Padres de Alumnos del Colegio San Agustín de Madrid organizó un acto para informar de lo que representa el conjunto de materias conocidas con el nombre genérico de ‘Educación para la ciudadanía’ (EpC).

Una madre que estuvo presente en aquel evento nos remite la crónica que a continuación transcribimos.


Asistí en las últimas semanas de curso a la conferencia sobre la asignatura “Educación para la Ciudadanía” que organizó el APA del madrileño Colegio “San Agustín”. Intervinieron como conferenciantes, por un lado, Jaime Urcelay, presidente de Profesionales por la Ética y representante del movimiento de padres que se está defendiendo de la asignatura a través de la objeción de conciencia, y por el otro, el catedrático José Antonio Marina, defensor de la asignatura, además de autor de uno de los libros de texto de EpC (publicitado por el mismísimo Zapatero la pasada legislatura en el Congreso de los Diputados, como recordó Jaime Urcelay).

Antes de que los ponentes empezaran sus exposiciones, los convocantes aclararon la postura del colegio: “Se apoyará a los objetores a la asignatura para que puedan ejercer dicha objeción, dando en su caso la opción de una actividad sustitutoria”; pero la postura frente a la asignatura se dijo que era “meramente informativa; ni se alentará ni se desalentará la objeción frente a la asignatura”.

Lo cierto es que este colegio es uno de los más emblemáticos de la FERE y de momento no parece que se haya manifestado el movimiento objetor en el mismo, aunque, lo que se respiró el otro día entre los asistentes (alrededor de 100) era una desconfianza absoluta de los padres hacia la asignatura.

El profesor Marina comenzó el turno de exposiciones y (es una anécdota) lo hizo ante el desconcierto de todos. Mientras que Marina empezaba, Jaime Urcelay permanecía de pie, en una esquina del estrado, ya que a los organizadores se les había olvidado ponerle silla.

Marina empezó diciendo que él venía a hablar de Educación y no de política (supongo que porque entiende que los que defienden la postura contraria lo hacen por cuestión política, no como él que tiene un interés completamente altruista en el tema).

En su exposición utilizó los mismos argumentos que, a los que le hemos oído en otras ocasiones, ya nos resultan conocidos. Y ese fue, creo, el problema de Marina. Las mismas ideas, con las mismas anécdotas, que oídas sin reflexión pueden sembrar duda, pero que, analizadas, pierden todo el peso.

Así pues, Marina insistió en sus argumentos a favor de la asignatura, que básicamente son:

  1. Frente al relativismo confuso hay que educar en valores. La función principal del sistema educativo es la educación en valores y en ese sentido lo que hace EpC no es nuevo.
  2. Existe un mínimo común ético, que son los derechos humanos, y eso es lo que enseña EpC.
  3. El titular del derecho de educación en cualquier caso son los hijos y no los padres. Educa quien puede y si una familia no educa bien a sus hijos es legítimo trasladar a la escuela competencias que no eran de ella, porque alguien las tiene que asumir. “Es el deber educativo lo que importa”.

Todo esto se acompañó con ideas como que los contenidos de los libros no pueden entrar en el argumentario contra EpC porque hay una variedad casi infinita, o que la ideología de género es un tema de identidad y psicología evolutiva sobre la adquisición de roles sociales, perfectamente admitido, y que no tiene nada de particular.

Con este panorama, Jaime Urcelay aprovechó su turno para analizar, rebatir y desmontar todas las tesis de Marina, y, por la falta de reciclaje del Sr. Marina, hasta fueron rebatidas sus anécdotas. Así, por ejemplo, Marina suele apoyar su idea de que el Estado tiene el derecho a educar en valores frente a los padres con el ejemplo de que en EEUU se comprobó que el 90% de la transmisión del racismo se realizaba a través de las familias. Jaime Urcelay aprovechó su intervención para mostrarnos la imagen de una familia objetora real enfrentada a la imagen de unos miembros del Ku Klux Klan y sobraron las palabras frente a la descalificación de las familias objetoras.

A través de varios argumentos, Jaime Urcelay fue rebatiendo todas y cada una de las tesis de Marina, de manera extensa y detallada, no dejando ni una rendija abierta en sus planteamientos, entre otros:

Finalmente el turno de preguntas del público reflejó una clara preocupación de los padres ante la asignatura. Así, las intervenciones, algunas más enfáticas y apasionadas que otras, transmitieron la desconfianza de los padres a que el estado se arrogue sus derechos y recaiga sobre ellos la sospecha de la falta de capacidad para educar en valores.

Los padres trasladaron también su preocupación sobre una asignatura de corte tan desigual, insistiendo en las diferencias del desarrollo curricular en las distintas comunidades autónomas.

Lo cierto es que no hubo una sola intervención a favor de la asignatura. El debate se monopolizó en torno al profesor Marina, que tras insistir en sus argumentos, tuvo que marcharse del acto porque se le hacía tarde.

Marina ha acabado muy involucrado en toda la polémica, entre otras cosas por sus esfuerzos en defender la asignatura desde una posición de “creyente”, lo que ha sido muy bien aprovechado por el Gobierno para tachar a los contrarios de radicales. Parece que esa tarde de junio el punto de vista de este “creyente” no convenció a la audiencia.


Sábado 21 de Junio de 2008

La fundación que entrena a los profesores de EpC dice que “hasta ahora, los padres han educado muy mal”

18:40 h | Educación para la Ciudadanía,Libros,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados
Fue la respuesta que dio un directivo de Cives, presidida por el ex diputado socialista Victorino Mayoral, al justificar la imposición de EpC durante un debate en torno a la nueva asignatura de adoctrinamiento celebrado el pasado jueves en Ciudad Real.

REDACCIÓN HO.- El pasado jueves 19 tuvo lugar en el Centro Cívico de Alcázar de San Juan (Ciudad Real) una mesa redonda sobre EpC, organizada por la asociación Jóvenes Liberales del siglo XXI. Participaron como ponentes un representante de FERE, otro de Profesionales por la Ética y un miembro del patronato de la Fundación CIVES. Esta última, como es sabido, es una de las entidades inspiradoras de la asignatura Educación para la Ciudadanía, ha formado a un millar de profesores y está presidida por el ex diputado del PSOE y conocido apóstol del laicismo, Victorino Mayoral.

Una asistente al acto nos cuenta que había unas 40 personas. Y que lo más chocante fue la intervención del representante de CIVES y la reacción del público. Esta es su crónica; entre paréntesis, los comentarios de la cronista.

Los ponentes echan a suertes el orden de intervenciones. El primer turno le toca a Julio Herrera González, catedrático de Filosofía en el IES Rafael Alberti de Cádiz, licenciado en Filosofía y en Teología (por la Universidad Gregoriana de Roma, nada menos). Sin un solo apunte, el señor Herrera, con dulce acento canario (pues es de La Palma) ilustra al auditorio sobre hechos significativos en la lucha por los derechos humanos y civiles: Rosa Parks, Luther King, las mujeres trabajadoras que murieron abrasadas en Estados Unidos en una fábrica reivindicando su derecho a amamantar a sus hijos… (se ve que todas las restricciones de derechos se daban en Estados Unidos, vaya por Dios).

Después de esa bonita introducción, Herrera afirma que Educación para la Ciudadanía también se llama de los Derechos Humanos, un tema que ya es hora que se introduzca de lleno en el curriculum escolar (como si estuviéramos en Ruanda en la época del genocidio, nunca se ha hablado, al parecer, de derechos humanos en la escuela española).

En un tono didáctico insufrible, como si hablara a niños de cuatro años, cuenta que el derecho al voto no ha existido siempre, que en España hasta que lo trajeron los liberales no hubo derecho al voto, que al principio sólo votaban los ricos y que las mujeres tardaron muchos años en obtener su derecho al voto gracias al sufragismo (todos estos temas están en los libros de Ciencias Sociales de la ESO y en las asignaturas de Historia, o sea, que nada nuevo).

La asignatura habla también de globalización, consumo responsable y, sobre todo, de educación vial. También del pago de impuestos, que a los españoles nos gusta mucho escaquearnos y hurtar dinero al Estado, no como en otros países, en los que es un orgullo contribuir a los gastos públicos (en estos momentos ya no me siento en Ruanda sino en trance de ser detenida por un Inspector de Hacienda, por no entregar la declaración del IRPF con más entusiasmo).

De los contenidos de la asignatura, ni una frase; citas filosóficas de San Pablo, Santo Tomás y San Agustín, a porrillo. Tan encendida es su argumentación que induce a pensar que EpC, en realidad, se inspira en los padres de la Iglesia (o quizá es un guiño al grupo de monjitas de la enseñanza que asiste al debate. Algunas citas, en latín para impresionar a ese público tan necesitado de educación e instrucción, tan embrutecido por siglos de oscurantismo).

De argumentos concretos a favor de EpC, ni uno (qué extraño, cuando CIVES elaboró la propuesta inicial de la materia en colaboración con la tropa de Peces Barba). En su defensa de EpC, asegura que es fruto de una imposición (motivo para rechazarla, pienso yo, por qué Europa tiene que imponer una asignatura a España) y que se introduce en países que han sufrido terribles dictaduras como la de Argentina (y yo que pensé que se establecía en los países poscomunistas para instruir en democracia a los sufridos ciudadanos de Europa del Este).

Para rematar, sostiene Herrera que la asignatura fomenta la participación democrática de los alumnos. Por ejemplo, que elijan a la niña lista como delegada de clase y no al chico gamberro (curiosa concepción de la democracia, dictando a quien tienen que elegir los electores).

Y luego vienen las preguntas. La primera sorpresa es que el 90 % de los que intervienen son críticos e incluso objetores a EpC. Por ejemplo, un padre de seis hijos que lleva a los chavales a un centro concertado, hace una proclama a favor de la objeción por solidaridad con los públicos y por dignidad y libertad y porque hay que cargarse la asignatura (el representante de FERE, con cara de circunstancias).

Otro padre se dirige a Herrera, el de CIVES, en estos términos: “Me ha encantado su introducción sobre la lucha por los derechos civiles. Y le voy a dar una buena noticia: ahora mismo en España, más de 30 mil padres están defendiendo sus derechos y los de sus hijos”. Intervienen un par de padres y madres más, otro asistente no entiende por qué se ha introducido esta asignatura polémica. Otro padre objetor lee citas textuales del consejero de Educación de Castilla-La Mancha, José María Valverde, en las que viene a decir que EpC educa en moral pública y no contradice la moral privada pero que si la contradice, mala suerte: la moral privada se tendrá que someter a la pública.

En el turno de preguntas del público y respuestas de los ponentes, Herrera no rebate los argumentos esgrimidos por PROFESIONALES POR LA ÉTICA en contra de la asignatura, solamente manifiesta que se siente “humillado” por la presentación de EpC que esta asociación ha realizado (en la presentación ni se le menciona a él ni siquiera a CIVES, pero el ir de víctima siempre es rentable y hace que el público se ponga a favor de uno).

En defensa de las bondades de la asignatura, el señor Herrera asegura que si la asignatura fuera tan mala como se dice y se muestra (en materiales, reales decretos, libros…), el director del colegio de los marianistas de Cádiz (muy amigo suyo), no la daría en su colegio. Y que él mismo (miembro del patronato de la laicista CIVES) ha ido a explicar qué es EpC al colegio de la Compañía de María de San Fernando (Cádiz) (anda, esta debe ser la famosa adaptación de la materia a un determinado ideario, me digo en bajito).

Pero las confesiones de Herrera y la CIVES connection no acaban aquí. Cuando un padre objetor defiende su derecho a educar a sus hijos y se pregunta por qué el Estado pretende apropiarse de ese derecho, no se le ocurre otra cosa que gritar, iracundo: “Es que las familias, hasta ahora, lo han hecho muy mal” (con dos narices; el público, en gran medida formado por padres, le lanza una advertencia en forma de protesta oral de tono elevado).

Para remate, en defensa de EpC interviene una sola persona entre los asistentes. Y cuenta que es docente de Filosofía, que lleva muchos años dando clase (no aparentaba más de 30 años) y que le parecía muy bien que se enseñaran cuestiones de moral, nuevos derechos y realidades emergentes (me dicen de una asociación objetora que ese discurso está siendo manejado por un prototipo de activista prociudadanía que al parecer se cuela en todas las charlas informativas).

El espontáneo defensor de la asignatura suelta dos perlitas: que afirmar que la moral tiene un fundamento trascendente es aberrante (en realidad, lo que se había dicho en defensa de los objetores, es que, para muchas personas, la fuente del bien era trascendente, concretamente un Dios personal y esa creencia merecía, al menos, respeto); sostiene también el supuesto docente que qué era eso de que las familias educaran: que quien tenía que educar era el Estado y solamente el Estado (aquí parece que sale a relucir la verdadera cara de EpC, una asignatura que supuestamente promueve el diálogo para acabar con los conflictos).

Los objetores quedan encantados. D. Julio Herrera González, patrono de CIVES, les ha proporcionado aún más argumentos en defensa de sus posiciones. “A estos”, dice un activista de la objeción, “les pones un micrófono y se multiplican las objeciones” (y eso que no ha dado ni un argumento sólido a favor de la polémica materia. Voy a hablar con Victorino Mayoral: es una vergüenza que un representante de CIVES ni siquiera exponga su propuesta de asignatura).