jump to navigation

Miércoles 19 de Septiembre de 2007

LA INASISTENCIA A CLASE DE EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA NO ES ABSENTISMO ESCOLAR

8:21 h | Educación para la Ciudadanía,Libros,Noticias,Sala de prensa | chequeescolar | Trackback

Dos documentos de la Junta de Andalucía confirman que el niño que no asista a clase de Educación para la Ciudadanía no puede ser considerado absentista.
 
Al inicio del curso escolar, el Gobierno, las administraciones educativas socialistas y sus instrumentos mediáticos han intensificado la ofensiva contra los padres que han objetado o están objetando contra Educación para la Ciudadanía.  A juicio de Leonor Tamayo, portavoz de PROFESIONALES POR LA ÉTICA, los mensajes lanzados desde estas instituciones y medios de comunicación son contradictorios, amenazantes y, con frecuencia, ridículas.
 
“Así, a título de ejemplo”, explica Tamayo, “la Consejera de Educación de Andalucía,  Cándida Martínez, ha afirmado que los niños que no asistan a Educación para la Ciudadanía serían considerados absentistas, con todas las consecuencias académicas y legales que ello podría conllevar. Sin embargo, la misma Consejera de Educación firmó hace 4 años el Decreto 167/2003, de 17 de junio (publicado en el BOJA del 23 de junio), en el que se define el absentismo escolar como la falta de asistencia regular y continuada del alumnado en edad de escolaridad obligatoria a los centros docentes donde se encuentre escolarizado, sin motivo que lo justifique (artículo 39.2). Por tanto, según este Decreto, el menor presente en el colegio que se niegue por instrucción paterna a la asistencia a las clases de Educación para la Ciudadanía no puede legalmente ser considerado absentista”.
 
Según la portavoz de PROFESIONALES POR LA ÉTICA, el segundo mensaje que el Gobierno y su entorno está transmitiendo a los padres es que la objeción de conciencia es una solicitud, una instancia que se eleva a la Administración y ella decide si le da curso y la acepta o, por el contrario, la rechaza. “Esto es muy grave porque la obstaculización de un derecho constitucional, como es la objeción de conciencia, es característico de gobiernos de corte totalitario; los padres tienen que saber que lo que cuenta en la objeción de conciencia frente a Educación para la Ciudadanía es su voluntad de objetar y no la decisión de la Administración o el centro educativo. Los padres ejercen así como ciudadanos libres y responsables.”
 
En tercer lugar, afirma Tamayo,  se está entrando en una guerra de cifras publicándose, sin el menor rubor,  que solamente 84 padres han objetado contra Educación para la Ciudadanía. “Desconozco de dónde obtienen en esa cifra pero las asociaciones y plataformas que estamos recabando datos hemos difundido  la cifra de 15 000 objetores en toda España y no vamos a dar ningún dato nuevo hasta que no registremos las que se han producido en el mes de septiembre, coincidiendo con el inicio de curso”.  Además, fuentes de PROFESIONALES POR LA ÉTICA recuerdan que solo en Andalucía se han producido cerca de 2 000 objeciones frente a la polémica asignatura.
 
“Hay que tener en cuenta”, concluye Tamayo, “que es el primer curso escolar de Educación para la Ciudadanía; independientemente de las cifras actuales,  mientras se mantenga la asignatura se producirán objeciones a lo largo de los años porque los padres se están informando cada vez mas y entienden que Educación para la Ciudadanía, tal como la ha diseñado el Gobierno, es una intromisión del Estado en la formación moral de sus hijos”.
 
PARA MÁS INFORMACIÓN:
 
Leonor Tamayo, tel.:667564590
 
Fabián Fernández de Alarcón, tel.:618744549
 
www.profesionalesetica.com
 
info@profesionalesetica.com