jump to navigation

Miércoles 29 de Agosto de 2007

Los catedráticos de Instituto creen que EpC es una asignatura “muerta” porque “enfrenta a la sociedad”

9:22 h | Educación para la Ciudadanía,Libros,Noticias | chequeescolar | Trackback

 

La Asociación Nacional de Catedráticos de Instituto ha señalado que Educación para la Ciudadanía es una asignatura “muerta” que “ha fracasado” antes de implantarse porque “enfrenta a la sociedad” y perjudica a la escuela pública. Su presidente ya ha advertido de la responsabilidad que cae sobre los docentes: “Al profesorado le da miedo; no entiende por qué tiene que ponerse en una función sacerdotal, en una posición de psicólogo, de psiquiatra, por qué tiene que rellenar los vacíos sentimentales de los alumnos”. Los catedráticos de Instituto creen que esta función no le corresponde al Estado.

La Asociación Nacional de Catedráticos de Instituto ha señalado que Educación para la Ciudadanía es una asignatura “muerta” que “ha fracasado” antes de implantarse porque “enfrenta a la sociedad” y perjudica a la escuela pública. Su presidente ya ha advertido de la responsabilidad que cae sobre los docentes: “Al profesorado le da miedo; no entiende por qué tiene que ponerse en una función sacerdotal, en una posición de psicólogo, de psiquiatra, por qué tiene que rellenar los vacíos sentimentales de los alumnos”. Los catedráticos de Instituto creen que esta función no le corresponde al Estado.
L D (Europa Press) El presidente de ANCABA, Julián Martín, advirtió este martes de la responsabilidad que cae sobre los docentes de una materia como ésta y opinó que nadie la querrá impartir voluntariamente, sino “forzado”.

“Al profesorado le da miedo; no entiende por qué tiene que ponerse en una función sacerdotal, en una posición de psicólogo, de psiquiatra, por qué tiene que rellenar los vacíos sentimentales de los alumnos”. Según Martín, que es catedrático de Filosofía, no es una materia objetiva, académica o academicista, sino que en ella “se juegan temas de conciencia”.

Con pautas paternas

La asignatura tiene bastantes principios, componentes políticos e ideológicos que la hacen “tan discutible”, según Martín, ya que la educación de comportamientos y actitudes corresponde a los padres. “El Estado no tiene que educar a los ciudadanos; los ciudadanos tienen que educarse a sí mismos con las pautas paternas”, no con un “dirigismo” desde las clases, afirmó.

La asignatura, tal como está concebida y tal como algunos la quieren interpretar, lleva a un “conflicto gratuito en la sociedad y en los centros”, por ejemplo en relación con qué libros de texto se eligen, que al final van a estar “más o menos ideologizados”. “De alguna manera -opinó-, ha fracasado ya por enfrentar a la gente, ha descarrilado y, en definitiva, es un gran perjuicio para la escuela pública porque la privada podrá más o menos adaptarla”.

Enfrenta a a sociedad

Martín cree que es “una falta de decoro del Ministerio de Educación el plantear esto”, y añade: “Ahora…, si entra dentro de la política general enfrentar a la gente, lo ha conseguido”.

Temas como la Constitución, las sistemas políticos o las relaciones sociales deben estar integrados en las asignaturas de Historia y Filosofía, de las que el alumno sacará sus propias conclusiones, explicó. Estos contenidos valdrían para Educación para la Ciudadanía, pero la asignatura toca muchos temas desde el punto de vista personal, opinó.

Hospital de almas

ANCABA, con unos 3.000 asociados, ha comprobado que los alumnos llegan a los institutos “muy carentes de valores”, pero los centros no pueden convertirse en un “un hospital de almas adolescentes y jóvenes”, agregó Martín. “Cómo solucionamos esto, pues educando a los padres; para educar al muchacho hay que comenzar a educar a los padres”, algo “muy complicado” porque la televisión, fundamentalmente, ha vaciado de valores a la sociedad y, por tanto, a la escuela, señaló Martín.

Sin embargo, esto “no se arregla” con una asignatura que se llama Educación para la Ciudadanía. “Puede ser que se convierta en una ‘maría’, lo que es de momento es una ‘patata caliente'”, es decir “nadie querría dar esa asignatura”, concluyó.

En cualquier caso, ANCABA considera que los profesores de Filosofía serían los adecuados para la materia, que comienza a enseñarse desde septiembre a alumnos de tercero de ESO de varias comunidades autónomas.

 

Publicado en Libertad Digital