jump to navigation

Jueves 30 de Agosto de 2007

La CONCAPA pide a los profesores que rechacen los libros de EpC y den clase con la Constitución

12:00 h | Educación para la Ciudadanía,Libros,Noticias,Sala de prensa | chequeescolar | Comentarios cerrados

 

La Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (CONCAPA) pidió este miércoles a los profesores encargados de dar la asignatura Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos (EpC) que “rechacen los libros editados” e “impartan sus clases con la Constitución Española como único libro de texto, ajustándose fielmente a los valores que en ella se plasman”. La CONCAPA advierte a los docentes que así evitarán conflictos con las familias e invita a los profesores a objetar para no convertirse en “agentes de formación política”. 

L D (Agencias) Igualmente, la Confederación Católica de Padres insta a estos profesores, en un comunicado, a que “renuncien a los criterios de evaluación establecidos, basados en la observación y claramente subjetivos” y fomenten “la realización de trabajos y exijan los conocimientos relativos a la Carta Magna”. “De esta forma, no sólo contribuirán a evitar conflictos con las familias, que podríamos exigirles responsabilidades, sino que evitarán ser utilizados torticeramente por el poder político”, indica la CONCAPA, para añadir a continuación que con esta asignatura los docentes se pueden convertir “en el instrumento gubernamental de ideologización y de proselitismo socialista”.
 
Por estas circunstancias, la confederación dice que “no es de extrañar, pues, el rechazo por parte de los profesores a una materia que les obliga a hacer el juego sucio de los políticos y que, como ellos mismos han señalado, carece de objetividad y de contenidos académicos”. Por ello, “al igual que las familias se han visto obligadas a recurrir a la objeción de conciencia -única vía que ha dejado la cerrazón del Gobierno-“, CONCAPA invita a los docentes “a rebelarse contra una asignatura que les convierte en ‘agentes de formación política’ y, por tanto, va a suponer un paso más en el desprestigio de la función docente”.
 
“La situación que se ha ido creando por la necedad del Gobierno, y su negativa a seguir la Resolución del Consejo de Europa que recomendaba el consenso en los contenidos de la formación ciudadana, especialmente con las familias, está alcanzando su límite, sin que quepan más que dos opciones: o la rectificación del Gobierno, o una demostración social de ciudadanía que ponga en evidencia la inadmisibilidad de comportamientos dictatoriales en un país democrático y maduro”, agregan.
 
Así, CONCAPA insiste en que “siempre” han estado dispuestos al diálogo y en que realizaron “una oferta concreta para consensuar los contenidos de esta materia, sin merecer ni siquiera la respuesta negativa de los que presumen de talante”. Por ello, animan a las familias españolas a “rechazar la intromisión del Gobierno en sus derechos continuando con el ejercicio de la objeción de conciencia, una posibilidad a la que también deberían recurrir los profesores para evitar convertirse en transmisores de ideologías que, por muy respetables que puedan ser, no es a ellos a quienes corresponde, y mucho menos sin contar con la opinión de los padres”.
 
Finalmente, aseguran que “a diferencia de otros países democráticos de nuestro entorno, en España se ha optado por contenidos morales, en una clara intromisión en los derechos fundamentales de la familia, única con capacidad para decidir cómo ha de ser la formación moral y ética de sus hijos”.

 

Publicado en Libertad Digital

 


Miércoles 29 de Agosto de 2007

Los catedráticos de Instituto creen que EpC es una asignatura “muerta” porque “enfrenta a la sociedad”

9:22 h | Educación para la Ciudadanía,Libros,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados

 

La Asociación Nacional de Catedráticos de Instituto ha señalado que Educación para la Ciudadanía es una asignatura “muerta” que “ha fracasado” antes de implantarse porque “enfrenta a la sociedad” y perjudica a la escuela pública. Su presidente ya ha advertido de la responsabilidad que cae sobre los docentes: “Al profesorado le da miedo; no entiende por qué tiene que ponerse en una función sacerdotal, en una posición de psicólogo, de psiquiatra, por qué tiene que rellenar los vacíos sentimentales de los alumnos”. Los catedráticos de Instituto creen que esta función no le corresponde al Estado.

La Asociación Nacional de Catedráticos de Instituto ha señalado que Educación para la Ciudadanía es una asignatura “muerta” que “ha fracasado” antes de implantarse porque “enfrenta a la sociedad” y perjudica a la escuela pública. Su presidente ya ha advertido de la responsabilidad que cae sobre los docentes: “Al profesorado le da miedo; no entiende por qué tiene que ponerse en una función sacerdotal, en una posición de psicólogo, de psiquiatra, por qué tiene que rellenar los vacíos sentimentales de los alumnos”. Los catedráticos de Instituto creen que esta función no le corresponde al Estado.
L D (Europa Press) El presidente de ANCABA, Julián Martín, advirtió este martes de la responsabilidad que cae sobre los docentes de una materia como ésta y opinó que nadie la querrá impartir voluntariamente, sino “forzado”.

“Al profesorado le da miedo; no entiende por qué tiene que ponerse en una función sacerdotal, en una posición de psicólogo, de psiquiatra, por qué tiene que rellenar los vacíos sentimentales de los alumnos”. Según Martín, que es catedrático de Filosofía, no es una materia objetiva, académica o academicista, sino que en ella “se juegan temas de conciencia”.

Con pautas paternas

La asignatura tiene bastantes principios, componentes políticos e ideológicos que la hacen “tan discutible”, según Martín, ya que la educación de comportamientos y actitudes corresponde a los padres. “El Estado no tiene que educar a los ciudadanos; los ciudadanos tienen que educarse a sí mismos con las pautas paternas”, no con un “dirigismo” desde las clases, afirmó.

La asignatura, tal como está concebida y tal como algunos la quieren interpretar, lleva a un “conflicto gratuito en la sociedad y en los centros”, por ejemplo en relación con qué libros de texto se eligen, que al final van a estar “más o menos ideologizados”. “De alguna manera -opinó-, ha fracasado ya por enfrentar a la gente, ha descarrilado y, en definitiva, es un gran perjuicio para la escuela pública porque la privada podrá más o menos adaptarla”.

Enfrenta a a sociedad

Martín cree que es “una falta de decoro del Ministerio de Educación el plantear esto”, y añade: “Ahora…, si entra dentro de la política general enfrentar a la gente, lo ha conseguido”.

Temas como la Constitución, las sistemas políticos o las relaciones sociales deben estar integrados en las asignaturas de Historia y Filosofía, de las que el alumno sacará sus propias conclusiones, explicó. Estos contenidos valdrían para Educación para la Ciudadanía, pero la asignatura toca muchos temas desde el punto de vista personal, opinó.

Hospital de almas

ANCABA, con unos 3.000 asociados, ha comprobado que los alumnos llegan a los institutos “muy carentes de valores”, pero los centros no pueden convertirse en un “un hospital de almas adolescentes y jóvenes”, agregó Martín. “Cómo solucionamos esto, pues educando a los padres; para educar al muchacho hay que comenzar a educar a los padres”, algo “muy complicado” porque la televisión, fundamentalmente, ha vaciado de valores a la sociedad y, por tanto, a la escuela, señaló Martín.

Sin embargo, esto “no se arregla” con una asignatura que se llama Educación para la Ciudadanía. “Puede ser que se convierta en una ‘maría’, lo que es de momento es una ‘patata caliente'”, es decir “nadie querría dar esa asignatura”, concluyó.

En cualquier caso, ANCABA considera que los profesores de Filosofía serían los adecuados para la materia, que comienza a enseñarse desde septiembre a alumnos de tercero de ESO de varias comunidades autónomas.

 

Publicado en Libertad Digital


Sábado 25 de Agosto de 2007

EpC: ¡qué error, qué gran error!

23:16 h | Educación para la Ciudadanía,Libros,Opinión | chequeescolar | Comentarios cerrados

Tantas EpC como autores. Cada maestrillo tendrá su librillo. Y además no servirá para que los chicos aprendan nada a efectos de formación real.

Forma parte de nuestra tradición occidental que el gobierno se preocupe de la formación cívica de los jóvenes, pero si la respuesta se reduce a una asignatura obligatoria de la que deben ser evaluados el resultado es un error clamoroso.

Solo hay un precedente de medir la formación para ser ciudadano: la Formación del Espíritu Nacional durante el Franquismo.

Es un error porque educar para la ciudadanía solo es posible con una formación integral basada en la tradición y experiencia educativa, donde la filosofía con la ética, ocupa un lugar destacado, junto con las restantes humanidades, y las ciencias sociales. Pero no se trata solo de más conocimientos, eso tampoco sería decisivo. La persona cívicamente bien formada no se manifiesta en el discurso, sino en la actitud.

No es tanto una suma de lecciones como la práctica de una experiencia. No se enseña principalmente por la palabra sino mediante el ejemplo. No puede existir una Educación para la Ciudadanía, sino que es todo el ámbito escolar el que la inspira.

¿En serio alguien cree que los problemas de agresividad, bulling, ausencia de respeto y de sentido del esfuerzo, pasotismo, individualismo, sexismo, indolencia, querencia por el alcohol y las drogas, degradación del clima educativo, en definitiva falta de control sobre uno mismo y desconocimiento del sentido de la vida, se va a resolver con unas horas de enseñanza de batiburrillo –solo falta leerse los textos editados- que van de la parida personal de más o menos calidad, a la nada con sifón para vender sin problemas, la militancia castrista, o el adoctrinamiento de género?

Tantas EpC como autores. Cada maestrillo tendrá su librillo. Un esperpento que sufrirán nuestros hijos.

Y esto es así porque inicialmente esta asignatura fue concebida en los extramuros del gobierno con el fin de dar cobertura al adoctrinamiento sobre el laicismo de la exclusión religiosa, y al homosexualismo político. Por eso sus organizaciones y el PSOE han estado preparando profesores.

¿Es normal que partidos y lobbys entrenen a docentes para impartir una asignatura reglada? La dureza de la reacción en contra condujo a la situación actual de batiburrillo, donde todo dependerá de quien gobierne en cada autonomía, de los criterios de cada centro, del libro que elijan, y de quien la imparta.

Solo la escuela en su conjunto puede educar en el civismo. ¿Pero cómo puede hacerlo si está tan deteriorada la autoridad, y demasiados maestros y profesores se encuentran frustrados por la dificultades que encuentran para, simplemente, trasmitir conocimientos? ¿Cómo puede haber una escuela educadora, cívica, cuando el buen orden, el respeto entre alumnos y al profesor, la deferencia, en el trato, el sentido de la responsabilidad, del esfuerzo y del compromiso, han sido deliberadamente expulsados por quienes rigen la política educativa? Los mismos que ahora pretende ocultar su fracaso con esta asignatura.

Y que no se diga que se imparte en muchos países de Europa, porque ni sus motivos y ni sus contenidos tienen nada que ver con la versión celtíbera. En la EpC española hay un mucho de estafa, de distracción de los problemas reales como el del brutal fracaso escolar del ¡30%!

Es también un error, porque pretende sustituir la responsabilidad y primacía de los padres en la educación fundamental de sus hijos. Tienen el poder para hacerlo, pero no tienen el derecho. La Constitución establece en el artículo 27.3 que “los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”.

Más claro y concreto imposible. Nos corresponde a los padres educar moralmente a nuestros hijos, y el gobierno tiene el deber de ayudarnos, cosa que no lo hace. ¿Que pueda haber padres que prefieran que esa función la haga el estado? Forma parte de su libertad que sus hijos reciban esa enseñanza y, por consiguiente sea de libre elección y nunca, como se pretende obligatoria. Y a partir de la libertad y responsabilidad de los padres que evalúen lo que quieran.

Josep Miró i Ardèvol

Publicado en Forum Libertas


Jueves 23 de Agosto de 2007

Castilla- La Mancha, gobernada por el PSOE, aplaza la implantación de Educación para la Ciudadanía

16:09 h | Libros,Noticias | Agn | Comentarios cerrados

La asignatura de Educación para la Ciudadanía no se aplicará en la Comunidad manchega, presidida por el PSOE, hasta el curso 2008-2009. Los responsables políticos en el área de educación quieren ver qué pasa antes en otras zonas de España para después decidir.

Castilla-La Mancha ha decidido que, durante el próximo año aún no se implantará la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Esta comunidad es la primera gobernada por el PSOE que ha decidido esperar. El Gobierno decidió ya retrasar la implantación en Ceuta y Melilla, donde las competencias de educación no están transferidas.

José Valverde, consejero de Educación en Castilla-La Mancha, ha afirmado a la COPE que prefiere esperar ‘para garantizar que cuando se ponga en marcha la asignatura exista alguna resolución judicial que dirija la actuación de la Administración’. Además, ha señalado que le parece bien que los padres acudan a la Justicia en Andalucía.

Estas declaraciones llegan después de que Valverde se viera implicado en junio en las amenazas que su delegado de su Consejería en Toledo, Ángel Felpeto, amenazara a los padres que decidieron objetar ante Educación para la Ciudadanía con que sus hijos no podrían ser evaluados ni obtener la titulación.

Foro Andaluz de la Familia

Por otra parte, el Foro Andaluz de la Familia ha anunciado que reanudará en septiembre los actos de información sobre la objeción de conciencia, con independencia del resultado del recurso impuesto ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía por cinco padres particulares contra la asignatura impuesta por el PSOE.

Juan Jurado, secretario del Foro Andaluz de la Familia, declaró a Europa Press que “a medida que se van conociendo los contenidos de los libros de la materia y la incapacidad de la Administración para atender la preocupación de los padres, éstos se van uniendo poco a poco, como si se tratara de una gran bola de nieve”.

“También sabemos que abuelos y familias sin hijos se están uniendo a esta avalancha de protestas a través de la web www.objetamos.com en solidaridad con los padres de alumnos. Es un problema de solidaridad que las familias estamos abordando conjuntamente”, añadió.


Miércoles 22 de Agosto de 2007

Los objetores vaticinan que en septiembre se duplicarán los 13.000 opositores a la materia

11:27 h | Educación para la Ciudadanía,Libros,Noticias,Sala de prensa | chequeescolar | Comentarios cerrados

Madrid – 22 de agosto de 2007.-  R. Serrano 

R. Serrano 

Madrid- La oposición a la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía ya ha llegado a los tribunales -a través de los cinco recursos presentados por las familias andaluzas-, y ahora los padres de alumnos se proponen que tome la calle. 

 

   A pocos días para el inicio del curso, que en función de la autonomía arrancará del 8 y al 15 de septiembre, los padres católicos de Concapa reiteran su intención de organizar una «gran manifestación» si el Gobierno no da marcha atrás a última hora y retira la materia. La fecha para la marcha, que emularía la multitudinaria manifestación contra la Ley Orgánica de Educación (LOE) celebrada en noviembre del año 2005, podría ser octubre. 

 

   «Hasta principios de curso no nos reuniremos para preparar las posibles movilizaciones, pero entonces tomaremos decisiones, porque nuestra determinación es continuar luchando contra esta asignatura», manifestó Luis Carbonel, presidente de Concapa. 

 

   Ideológica y sin consenso 

 

   Esta organización mostró ayer su apoyo a los padres andaluces que han presentado recursos contra la materia. Además, espera «que otros muchos padres se animen a ejercitar este derecho, teniendo en cuenta que se trata de una asignatura de carácter ideológico implantada sin consenso y por decreto, de forma obligatoria, por el Gobierno», señaló en un comunicado. 

 

   Una actitud, a juicio de la organización de padres de alumnos, que está dando lugar a que «la educación esté siendo secuestrada por el poder político». 

 

   Mientras, desde Profesionales por la Ética, la plataforma promotora de la oposición de las familias a la asignatura, prefieren seguir combatiendo con las objeciones de conciencia presentadas en miles de colegios españoles. El pasado mes de junio, cuando se cerró el curso escolar, esta entidad contabilizaba más de 13.000 objetores en toda España. Una cifra que, a juicio de su presidente, Jaime Urcelay, «podría duplicarse en las primeras semanas de septiembre», cuando los centros escolares abran de nuevo sus puertas. 

 

   Asimismo, Urcelay piensa recurrir al Parlamento Europeo para demostrar que Educación para la Ciudadanía excede las funciones de los profesores para adentrarse en las de los padres. 

 

   «Estamos ultimando un informe donde se analiza la asignatura en toda Europa y en nuestro país, y se demuestra que no son materias comparables. Lo presentaremos en el Europarlamento la primera quincena de septiembre», aseguró. El estudio al que se refiere, adelantado por este periódico, señala que España es el único país en el que «la moral» entra en las aulas de la mano de la polémica materia. 

 

   Además, revela que sólo en Rumanía y en algunas partes de Bélgica, además de en nuestro país, la asignatura es obligatoria también en la enseñanza Primaria. Urcelay señaló que su organización está en contacto con algunos eurodiputados españoles y también de otros países para que sean su «voz» en la Eurocámara. 

 

   «Educación en libertad» 

 

   Por su parte, el Grupo Parlamentario del PP en Andalucía defenderá en la Cámara autonómica una proposición no de Ley en la que exige la suspensión de la aplicación de la asignatura Educación para la Ciudadanía en el curso escolar que está a punto de comenzar, ya que «queremos que nuestros hijos tengan derecho a una educación en libertad». 

 

   El coordinador adjunto de campaña, Ricardo Tarno, explicó que en la iniciativa se solicita que la asignatura sea suspendida en el curso 2007-2008, de cara a alcanzar un consenso sobre su contenido, así como, en el caso de que no haya acuerdo, que no sea reconocida como obligatoria. (La Razón) 


Sábado 18 de Agosto de 2007

Un libro de EpC insta a las jóvenes a perder la virginidad antes de casarse

15:21 h | Educación para la Ciudadanía,Libros,Noticias,Opinión | chequeescolar | Comentarios cerrados
Los profesores que tengan que impartir Educación para la Ciudadanía con la vuelta al cole tendrán luz verde para enseñar que Jiménez Losantos es un “racista militante”, que “los verdugos” prepararon “la transición” para votar a los que “Franco había dejado vivos” o que las chicas deben perder “la virginidad” antes del matrimonio para evitar “tradiciones machistas”. Tesis recogidas en el libro Educación para la Ciudadanía de la editorial Akal del que ya dio cuenta Libertad Digital y que La Razón amplía este sábado.
(Libertad Digital) Tal y como publicaba este diario el pasado trece de julio, haciéndose eco de una columna de Martín Prieto en El Mundo, esta vez es el diario La Razón quien analiza la publicación “Educación para la Ciudadanía” que publican los filósofos Carlos y Pedro Fernández Liria y el investigador Luis Alegre Zahonero en la editorial Akal. A diferencia de la información publicada por El Mundo y Libertad Digital, La Razón destaca que se trata de un manual dirigido a profesores que podrá enseñarse a partir de septiembre en los colegios de aquellas comunidades que implanten la polémica asignatura.

 

Por refrescar la memoria, este manual hace apología del comunismo frente al capitalismo al que culpa de todos los males de la sociedad moderna. En un alarde de tolerancia tacha de “racistas militantes” a Federico Jiménez Losantos, César Vidal o Gabriel Albiac. También dice que los oyentes de la COPE son una parte de la sociedad “ideológicamente enferma y moralmente corrompida”. Además, invita a las chicas a perder la “virginidad” antes del matrimonio para no ser “siervas de un sinfín de prejuicios y costumbres machistas”. En cambio, para ilustrar a cerca del valor de la familia, habla de los gitanos y los tacha de parásitos.

Entre otras perlas, estos autores, aseguran que la Guerra de Irak fue culpa, entre otras cosas, de “la inestimable colaboración de nueve millones de españoles votantes del PP” a quienes responsabiliza de haber “matado directamente a 200.000 civiles, a más de 2 millones de personas, de haber alentado una guerra civil” o de haber “torturado sistemáticamente”.

En cinco capítulos, 32 epígrafes y 239 páginas, esta publicación, con quien nuestros docentes podrán ilustrar a los jóvenes españoles a partir del próximo mes de septiembre, no se hace ninguna mención a los derechos humanos. Sobre este asunto pasa por encima y se limita a decir que desde que la humanidad celebró “con entusiasmo el triunfo de la razón” “las cosas no han parado de salir al revés de lo esperado”.

Sobre la Constitución española no se habla una sola palabra, en cambio, los jóvenes que sean aleccionados con este material, destinado a profesores, podrán aprender que el Capitalismo “ha conducido al mundo a un callejón sin salida, una matanza cotidiana y un suicidio global” o que el “Manifiesto Comunista de Marx” puede explicar la división de poderes, el parlamento o la Ilustración.

Los docentes que decidan emplear este material en sus clases también tendrán luz verde para cuestionar que España o Estados Unidos sean realmente Estados de Derecho y en cambio alabar las virtudes de la Revolución Cubana o la historia reciente de Venezuela.

La democracia en España

En los capítulos dedicados a la Historia de España que los profesores desarrollen en sus clases de Educación para la Ciudadanía, este manual propone que presenten a Franco como aquel personaje de la historia reciente de nuestro país que “fusiló a varios centenares de personas, encarceló, torturó y amedrentó a dos generaciones”. Pero no queda ahí la cosa. Además, estos autores proponen que las nuevas generaciones de españoles dejen de ver con orgullo y satisfacción la transición democrática española que estos autores describen como que “cuando al fin murió” Franco, “los verdugos” se sentaron a discutir y le “regalaron” a la población española “una transición democrática”.

Por si no quedaba clara la idea que estos autores tienen de la transición, continúan lamentando que “ante la impertérrita mirada de un mundo que caminaba hacia el abismo”, no se devolvió el poder “a los que habían ganado las elecciones limpiamente en 1936” y en cambio se convocaron elecciones “entre aquellos que Franco había dejado vivos”.

Zapatero, orgulloso

Hace tan sólo tres días, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, hacía un paréntesis en sus vacaciones para protagonizar un mitin en Jerez de la Frontera. El presidente, lejos de explicar el caos en Cataluña, las peticiones de cesión de su ministra de Fomento, el incremento en los accidentes de tráfico o la volatilidad en los mercados bursátiles, se limitó a pedirle al PP que no piense en las próximas elecciones, que cree tiene ganadas, sino en las de 2012.

Durante el mitin, Zapatero hizo especial hincapié en Educación para la Ciudadanía y aseguró que “seremos firmes” en su implantación. Según el presidente del Gobierno lo único que no es asumible de esa asignatura es que tantas generaciones no hayan podido estudiarla en el pasado y , en un intento de ironizar a cuenta, una vez más,  de la guerra de Irak, se preguntó si lo que no le gusta al PP es que, además de los valores de la democracia y la Constitución, la materia incluya principios como el respeto a la legalidad internacional.
Gracias a la publicación de Carlos y Pedro Fernández Liria y Luis Alegre Zahonero, podemos empezar a conocer con hechos, la idea de democracia y Constitución con la que el presidente pretende aleccionar a las generaciones futuras.

 


Martes 14 de Agosto de 2007

La ley, la bandera y la EpC

19:42 h | Educación para la Ciudadanía,Libros,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados
El artículo 4.2 de la Constitución dice que «Los Estatutos podrán reconocer banderas y enseñas propias de las Comunidades Autónomas. Éstas se utilizarán junto a la bandera de España en los edificios públicos y en sus actos oficiales». El anterior mandato constitucional es tan claro que hasta una víctima de la LOGSE sabría interpretarlo. Pese a ello, el Gobierno no hace cumplir la norma constitucional en comunidades como la vasca (al igual que sucede con otras leyes), porque no conviene llevarse mal con partidos que pueden ser tus aliados.

 

Sobre la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía nada dice la Constitución, como tampoco sobre los principios que inspiran gran parte de sus doctrinarios contenidos: la ideología de género y el relativismo moral. Lo que sí recoge y garantiza la Constitución, como derechos fundamentales de toda persona, es la libertad ideológica y religiosa (art. 16); así como el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones (art. 27). Pero curiosamente, el mismo Gobierno que disculpa el incumplimiento de un explícito mandato constitucional sobre el uso de la bandera, se transforma en el más celoso guardián en la aplicación de la ley, hasta el punto de amenazar con suspender a los alumnos cuyos padres se opongan a que sus hijos sean adoctrinados contra sus convicciones en materias tan trascendentales como la educación afectivo-sexual.

 Conclusión: el Gobierno ZP se baja los pantalones ante los partidos que desobedecen abiertamente un mandato constitucional, al tiempo que invoca el máximo rigor legal en perjuicio de los menores de edad cuyos padres objeten a la EpC. La incoherencia y doble moral del Ejecutivo no sólo resulta despreciable por lo que significa de doblegarse ante el fuerte y crecerse ante el débil (¡menudo ejemplo de ética progresista!), sino porque consagra aún más la supremacía de los intereses de los partidos políticos sobre el reducto más inviolable de la persona: su conciencia.

Miguel Ángel Loma Pérez

 

Publicado en www.hispanidad.com


Viernes 3 de Agosto de 2007

La Plataforma Lucentinala dice que EpC es una ”herramienta para la discordia”

15:45 h | Educación para la Ciudadanía,Libros,Noticias | chequeescolar | Comentarios cerrados
La Plataforma Lucentina por la Libertad de Educación responde a la defensa que se realiza desde el PSOE andaluz sobre la EpC argumentando que se trata de una ”herramienta para la discordia”
El Diario Córdoba de fecha 31 de Julio de 2007, en su página 8, publicaba en su espacio de Tribuna Libre un amplio artículo de Dª Araceli Carrillo, parlamentaria andaluza del PSOE,  titulado Herramientas para la Convivenvia; en dicho artículo se trataba de defender la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC) presentándola como “una herramienta para la convivencia”. A la vista del citado artículo, la Plataforma Lucentina por la Libertad de Enseñanza, promotora pese a las presiones sufridas del derecho de objeción de conciencia frente al adoctrinamiento ideológico que se pretende imponer con la nueva asignatura, ha remitido a HO un artículo, con ruego de su publicación, en el que bajo el título de Herramienta para la discordia, se responde a la mencionada Tribuna de la diputada Carrillo. Por su interés, lo reproducimos íntegramente a continuación.
Este es el texto íntegro de la tribuna, firmado por Juan Ángel Huertas González, coordinador de la Plataforma Lucentina por la Libertad de Educación:
HERRAMIENTA PARA LA DISCORDIA
Leí el pasado 31 de Julio, con suma atención el artículo publicado en el Diario “Córdoba” por mi paisana Araceli Carrillo, Parlamentaria Andaluza del PSOE, titulado Herramientas para la Conviviencia sobre las bondades y la necesidad imperiosa de la implantación obligatoria y evaluable de la polémica asignatura de Educación para la Ciudadanía.

 

Permítaseme comenzar contestando a la última afirmación de Carrillo que “en un Estado de Derecho como el que vivimos las leyes son de obligado cumplimiento para todos”; siendo ello verdad, no es menos cierto que los socialistas que, ahora obvian y escamotean un derecho fundamental y democrático como es la Objeción de Conciencia frente a leyes que entran en contradicción con las convicciones de las personas, digo, esos mismos socialistas, clamaban, no hace mucho por la objeción de conciencia frente al servicio militar y,  un viejo socialista tan admirado y querido por los actuales, Pablo Iglesias, en relación con el cumplimiento del derecho y el acatamiento a la ley, allá por la segunda década del siglo XX, afirmó en el Parlamento español que: “El partido socialista estará en la legalidad mientras la legalidad le permita adquirir lo que necesita; fuera de la legalidad cuando ella no le permita realizar sus aspiraciones”.

Un derecho frente al adoctrinamiento

Los padres que hemos objetado frente a la referida asignatura, lejos, muy lejos de lo manifestado por Pablo Iglesias, aún reconociendo la legalidad de ley –paupérrima legalidad ya que de las múltiples reformas educativas ha sido la que menor consenso ha obtenido-, nos acogemos a nuestro derecho constitucional de la objeción de conciencia frente a una ley que, como seguidamente demostraremos, pretende única y exclusivamente el adoctrinamiento de los niños y jóvenes españoles.

Siempre he comparado dicha asignatura con un gran iceberg, se nos dice por el Gobierno la parte de iceberg que está a la vista y que cualquiera puede observar sin mucho detenimiento; que si se va a enseñar la Constitución, que si los Derechos Humanos, que si Seguridad Vial, etc…, pero se esconde la parte del iceberg que no se ve a simple vista, que esta por debajo del agua y que es necesario escudriñar en los contenidos de los Decretos de la citada ley para entresacarlos.

Lo de enseñar la Constitución y Derechos Humanos es un autentico chiste que no se lo cree nadie, absolutamente nadie, después de casi treinta años de Constitución; la Constitución entró en la escuela hace muchos, muchísimos años y no era necesario una asignatura para enseñarla a los escolares.

Lo que realmente quiere y pretende el partido socialista es impregnar la escuela de su ética y moral, es la nueva religión civil y laica la que quieren implantar en los Centros Escolares, sustituyendo para ello a los primeros educadores que son los padres, conculcando, el artículo 27.3 de la Constitución.

Veamos, lo cierto de nuestras afirmaciones:

Alejandro Tiana, Secretario de Estado de Educación afirmó en un curso ante Directores de Institutos de Enseñanzas Secundarias del País Vasco que el principio de que la educación sea subsidiaria respecto a las familias no es un principio aceptable para un sistema educativo moderno.

Se permite el Sr. Tiana darle un revolcón a la Constitución Española, esa que dicen van a enseñar en la escuela, suplantado el Estado a los padres en la educación de los hijos; no Sr. Tiana, el artículo 27.3 de la Constitución establece Los poderes públicos garantizarán el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que éste de acuerdo con sus propias convicciones”.

Los primeros educadores, los padres

Por tanto, los primeros educadores de nuestros hijos somos los padres, nunca el Estado.

Esa asignatura pretende introducir en las aulas la Ideología de Género, según esta forma de ver la sexualidad, la misma no es constitutiva a la persona e integrada en el ser, sino que cada individuo o ciudadano elige su orientación sexual con independencia del sexo.

Pedro Zerolo, dirigente socialista y activista del lobby gay, en la revista francesa Famille Chretienne, nº 1505 du 18 au 24 de novembre 2006, pág. 16, dijo: Queremos promover un pluralismo moral que acuerde una plena igualdad para los gay y las lesbianas. En esta perspectiva, la nueva asignatura de Educación para la ciudadanía es un paso de gigante.

Pero es que, los propios dirigentes socialistas han reconocido abiertamente y sin ambages que con la asignatura de Educación para la Ciudadanía pretenden adoctrinar a nuestros hijos; como botón de muestra, las declaraciones de  José Luis Pérez Iriarte, Director General de Educación, Formación Profesional e Innovación Educativa, en presencia de Alejandro Tiana, en una reunión en el MEC con Profesionales por la Ética  el  17 de enero de 2007 que manifestó expresamente: “Precisamente es lo que buscamos: formar en ideología a lo niños con menos convicciones morales”.

Clara imposición del laicismo

La clara imposición de la laicidad en la asignatura Educación para la Ciudadanía, que no es lo mismo que aconfesional, nos la brinda Dionisio Llamazares, director de la Cátedra de Laicidad de la Universidad Carlos III (D. Gral. Asuntos Religiosos 1991/93), clausurando un curso sobre EpC. EUROPA PRESS.- 24 de septiembre de 2004  que manifestó “la hoja de ruta que el Gobierno tiene delante” en este asunto. “Al respecto, podría decir que tienen muy claro que el horizonte es conseguir la laicidad, y que hay que ir poco a poco y con prudencia eliminando los residuos de confesionalidad”.

Querida paisana Araceli Carrillo, no insistáis más en las bondades de una asignatura que respira por los cuatro poros el relativismo moral, la ideología de género, el positivismo normativo -lo que esta en la norma es la bueno, lo que nos hemos dado; eso es una terrible falacia y un peligro que supieron sacarle mucho partido regímenes totalitarios como el fascismo o el comunismo-, el inmanentismo, la laicidad, etcétera.

Lo anterior, no lo necesitan ni los niños ni los jóvenes que un Gobierno  les adoctrine con una asignatura totalitaria que pretende fijar convicciones sobre la condición humana, la verdad, la identidad personal, la educación sexual y el sentido último de la vida. Esta tarea es misión exclusiva de los padres. Al respecto, escribía Jean-François Revel en El conocimiento inútil: “El profesor puede enseñar o adoctrinar. Cuando la enseñanza prima sobre el adoctrinamiento, la educación cumple su función principal, en el interés de los que la reciben y de la democracia bien entendida. En cambio, cuando se impone el adoctrinamiento, se convierte en nefasta, abusa de la infancia y sustituye la cultura por impostura”.

Europa no introduce contenidos éticos o morales

Lo de Europa es una gran trampa y una nueva falacia; en ningún país europeo, en ninguno, se han introducido contenidos sobre cuestiones morales y/o éticas.-
Tampoco el Gobierno puede sustituir a los padres, ni obligar a los profesores a que enseñen contenidos que violentan su conciencia. Las realidades sobre el principio y fin de la vida, la sexualidad, la familia, el matrimonio, etc…, sólo pueden ser enseñadas por los padres, quienes tienen la responsabilidad primera y principal sobre sus hijos. Por eso es lógico que se rebelen, cuando entre las lecturas recomendadas a los menores por el MEC por esta asignatura figura, por ejemplo, el cómic pornográfico Alí Babá y los 40 maricones.

Como dice con razón Juan Manuel de Prada, en la asignatura llamada Educación para la Ciudadanía, la evaluación de los conocimientos resulta imposible, puesto que su misión fundamental consiste en transmitir interpretaciones ideológicas. Reparemos en los reales decretos por los que el Ministerio de Educación regula las enseñanzas mínimas de la asignatura; entre los contenidos obligatorios, bajo el título de Relaciones interpersonales y participación, hallamos el siguiente enunciado: “Autonomía personal y relaciones interpersonales. Afectos y emociones”. ¿Cómo se pueden transmitir y evaluar los “afectos y emociones”? El Ministerio de Educación, a través del Centro de Investigación y Documentación Educativa (CIDE), ha editado manuales destinados a los profesores en los que se trata de facilitar tan ardua labor; en estos manuales leemos que es tarea de los profesores (las cursivas son nuestras) “identificar qué valores conviene aprender, y comprender en qué espacios y mediante qué condiciones aprendemos mejor éticamente”. Para que los profesores entiendan cómo deben enseñar la nueva asignatura, estos manuales recomiendan la llamada “metodología socioafectiva”, que actuará “no sólo a nivel cognitivo, sino también a nivel emocional y empático”.

¿Verdad que todo esto suena más amedrentador que ñoño? Una educación que nos enseña los valores que conviene aprender, los espacios y las condiciones en que tales valores florecen (y, por tanto, también los espacios y condiciones que conviene rehuir, pues en ellos no se imparten los valores convenientes); una educación que actúa a nivel emocional y empático es, pura y simplemente, ingeniería social.

Se trata de que los niños sientan según determinadas directrices; se trata de que asuman emocionalmente, de que “empalicen” determinados valores y de que desdeñen otros, acaso por “conservadores”. Hubo una época en que algunos psiquiatras postulaban la lobotomía, convencidos de que extirpando tal o cual zona del cerebro se podían curar los trastornos mentales. La asignatura de Educación para la Ciudadanía postula la lobotomía emocional. Desde que el mundo es mundo, las tiranías se han distinguido por practicar la cirugía de los afectos y las emociones; es el método más eficaz para formar esclavos.
 
Publicado en HazteOir.org