jump to navigation

Sábado 30 de Junio de 2007

Educación para la Ciudadanía

8:09 h | Educación para la Ciudadanía,Libros,Opinión | chequeescolar | Trackback

 

Vamos conociendo el contenido de la Educación para la ciudadanía por los libros editados por SM, que contienen lagunas de importancia, así como a través de Internet, con contenidos preocupantes. Sólo usando el sentido común deducimos que son los padres los que tienen el deber y el derecho de educar a sus hijos, por varias razones:

Porque son fruto de su amor; porque son parte de ellos, como muy bien indica la palabra parto. Por tanto, la ley que rige la naturaleza de los seres, la ley natural, que es anterior a toda ley dada por el hombre, nos dice que los hijos son de sus padres y ellos tienen la obligación y el deber de educarlos hasta que se sepan conducir por sí solos, como personas cabales. ¿No pueden abandonarlos antes de que esto se realice! (Eso no lo hacen ni los animales).

Si un chico tiene un mal comportamiento, inmediatamente pensamos en los padres y la ley les penaliza como responsables de ello. Cuando un hijo se encuentra enfermo, ¿a quién recurre cuando vuelve del colegio, alegre, cansado fracasado, satisfecho…? ¿A quién se lo cuenta cuando sus amigos le hacen el vacío? ¿A quién acude cuando discute con sus hermanos? ¿Dónde pide justicia cuando necesita un beso? ¿Dónde lo encuentra? Cuando va creciendo y quiere hablar o desahogarse, ¿no son los padres quienes tienen prioridad en atender sus demandas? ¿Quiénes los quieren tal como son con sus defectos y virtudes? ¿quiénes se plantean con pleno derecho qué clase de persona desean que sea su hijo el día de mañana? El hijo no se dirige al colegio, ni al instituto, ni al Ayuntamiento, ni a la Consejería de Educación… ¿No! Busca, por ley natural a sus padres que, cultos o menos cultos, han estado con cariño pendientes de ellos e intuyen y propician un encuentro que satisfaga estas necesidades de su hijo.

Los hijos son el tesoro más preciado de los padres, por eso, no es extraña ni desmesurada, la polémica que ha suscitado el contenido de esa asignatura. La razón es muy clara: pretenden usurpar a los padres el derecho natural que tienen de formar la conciencia de sus hijos; lo que supone un abuso de poder.

Corona Ibáñez Moreno