jump to navigation

Jueves 26 de Abril de 2007

Nuevas objecciones de conciencia en Madrid frente a Educación para la Ciudadanía

9:46 h | Libros,Noticias | Agn | Comentarios cerrados

El matrimonio formado por Patricia Martínez y Jaime Urcelay han presentado tres objeciones de conciencia frente a la asignatura Educación para la Ciudadanía en los colegios de la Comunidad de Madrid a los que acuden sus hijos: Orvalle (Las Matas) y Colegio Internacional Kolbe (Villanueva de la Cañada).

Igualmente, Fabián Fernández de Alarcón y María Delgado, en nombre de sus tres hijos, han presentado el impreso de objeción de conciencia en el colegio Santa María de Las Rozas para impedir que sus hijos reciban educación para la ciudadanía.

Tanto Jaime Urcelay como Fabián Fernández de Alarcón pertenecen a la asociación Profesionales por la Ética, una de las promotoras de la objeción de conciencia frente a la asignatura Educación para la Ciudadanía.

Fabián Fernández de Alarcón ha asegurado que en la Comunidad de Madrid se han presentado hasta la fecha al menos 30 objeciones de conciencia frente a esta materia obligatoria. «Muchos padres prefieren salvaguardar su intimidad y no dar sus datos pero tienen claro, lo mismo que nosotros, que el Estado no puede imponer una asignatura para la formación moral de sus hijos; los valores en los que queremos educar a nuestros hijos los elegimos nosotros y no el Gobierno de turno», ha manifestado.

Por su parte, Alicia Pérez y Agustín Losada, padres de cuatro hijos, han objetado en el colegio Monte Tabor de Pozuelo de Alarcón. Según asegura esta familia, en los próximos días se conocerán muchas objeciones más porque numerosos padres las están presentando. «Precisamente porque queremos educar a nuestros hijos como buenos ciudadanos nos oponemos a que se les impartan valores ajenos a nuestras convicciones en materias como el sentido de la vida, los fundamentos de la moral o la diversidad sexual».


Miércoles 25 de Abril de 2007

Desbarajuste educativo

23:02 h | Libros,Noticias | Maria | Comentarios cerrados

iwasakib1.jpgSi fuera cierto que algunos matrimonios se divorcian legalmente para obtener los puntos que hacen falta para entrar en un colegio concertado; si fuera cierto que algunas familias llegan a comprar un piso próximo al colegio concertado que les interesa, sólo para conseguir los puntos de acceso; si fuera cierto que algunas madres burguesas amañan contratos de «chachas» para poder poner a sus hijos en un centro concertado, y si fuera cierto que algunos padres renuncian a la custodia legal de sus hijos en favor de los abuelos que viven más cerca de un centro concertado, francamente no entiendo por qué no matriculan a sus hijos en un buen colegio privado, pues siempre será más barato que un divorcio, más barato que comprar un piso nuevo y más barato que pagar nóminas, seguridad social e IRPF todos los meses, por no hablar de lo caro que siempre resulta educar a un hijo en la trampa, la mentira y el engaño.
Sin embargo, lo que más me cuesta entender es la nula ambición educativa y profesional de ciertos centros concertados que se harían de oro si se convirtieran en privados, porque mercado, clientela y demanda nunca les faltarían. Pienso en algunos centros que se encuentran en zonas residenciales privilegiadas de la ciudad, y que sólo con los vecinos del entorno podrían autofinanciarse, por no hablar de las familias provenientes de toda el área metropolitana que estarían dispuestas a pagar una enseñanza de calidad que sólo podría existir en colegios cien por ciento privados.
No quiero dar a entender que los profesores de los colegios privados sean mejores que los de la escuela pública o concertada, porque sería una arbitrariedad. Sin embargo, sí quiero dejar claro que sólo en un centro privado se podrían entronizar el orden, la disciplina y el conocimiento, porque ya se encargarían los padres de que las malacrianzas de sus hijos no les hagan perder dinero. No obstante, para impedir que el costo de la buena enseñanza privada se dispare, bastaría con aplicar el «cheque» o «bono» escolar, un invento de los liberales americanos de Chicago que actualmente triunfa en más de un régimen socialdemócrata europeo.
Supongamos que el costo real de la enseñanza pública que nos corresponde por derecho, se plasma en unos «cheques» o «bonos» emitidos por la administración competente, de modo que por cada hijo en edad escolar las familias reciban un «bono» anual. Imaginemos que todos los centros públicos y privados estén obligados a admitir esos «cheques», de modo que para estudiar en los centros públicos sólo haría falta entregar los «bonos» que correspondan y para estudiar en los centros privados sólo haría falta pagar la diferencia resultante después de entregar el «cheque» escolar. No hay más misterio ni más complicación, pues siempre habrá familias que prefieran la enseñanza pública gratuita y familias que quieran pagar un plus para que sus hijos aprendan idiomas o simplemente estudien dentro de aulas donde reine el silencio y los maestros sean respetados.
El «cheque» escolar allanaría el camino de la privatización de los centros concertados, pues los colegios religiosos podrían impartir clases de religión católica sin someterse a la vigilancia del Estado Laico, con la tranquilidad de sentirse libres para consolidar unas reglas de juego más del gusto de su clientela particular. Por otro lado, el «bono» escolar fomentaría la competencia entre los propios centros públicos, pues para disfrutar de la preferencia de las familias tendrían que mejorar en disciplina, nivel académico y buena convivencia.
Estoy absolutamente convencido de que el futuro de los centros concertados pasa por la privatización, porque es una vergüenza que todos los años asistamos al desbarajuste de las reservas de plazas. Total, si una socialdemocracia escandinava puede sacar buen provecho del «cheque» escolar, ¿por qué no lo intentamos aquí en Andalucía?

Fernando Iwasaki

Publicado en ABC


Lunes 23 de Abril de 2007

Un informe jurídico avala la objeción frente a la Educación para la Ciudadanía

1:28 h | Libros,Noticias | Jaimeba | Comentarios cerrados

Las asociaciones contrarias a la asignatura preparan un recurso constitucional ante la amenaza de suspensos

Celia Maza

suzerolo.jpg
Madrid- Desde que se presentó la campaña de objeción de conciencia contra la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía, muchos han puesto en duda la constitucionalidad de esta iniciativa, incluido el ministerio que dirige Mercedes Cabrera. Por ello, y ante los conflictos que se puedan encontrar los padres objetores, las organizaciones contrarias a la materia han encargado un dictamen jurídico, al que ha tenido acceso este periódico, que recoge las diferentes sentencias del Tribunal Constitucional que pueden avalar la negativa a que los alumnos cursen una asignatura que más de 30 asociaciones tachan de «adoctrinadora».

El texto jurídico afirma que este derecho de objeción existe y puede ser ejercido «con independencia de que se haya dictado o no tal regulación», es decir, que se puede aplicar contra la nueva asignatura aunque no exista ninguna ley que lo defina como tal. «La objeción de conciencia forma parte del contenido del derecho fundamental a la libertad ideológica y religiosa reconocido en el artículo 16 de la Constitución -continúa- y la Carta Magna es directamente aplicable, especialmente en materia de derechos fundamentales».

Tribunal Europeo

Además, el informe destaca una sentencia del Tribunal Europeo de 7 de diciembre de 1976, según la cual el Convenio Europeo de Derechos Humanos «prohíbe al Estado perseguir un fin indoctrinador o de adoctrinamiento en la organización del sistema educativo».

Benigno Blanco, presidente del Foro de la Familia, asociación que expresamente ha solicitado esta opinión jurídica, asegura que tienen la intención de presentar las conclusiones de este dictamen en el recurso que preparan para el Tribunal Constitucional frente a aquellas comunidades que no faciliten la objeción en los centros. «De momento no ha llegado el caso, pero estamos dispuestos a llegar hasta el final. Queremos que los padres se sientan seguros y respaldados», puntualiza.

Tras recoger varios casos, como el de los farmacéuticos que se niegan a recetar la píldora del día después, el de unos padres que no quieren que su hijo reciba un tratamiento de transfusión de sangre o el de un mando de policía contrario a tomar parte en una procesión, el texto señala que la libertad religiosa incluye también una dimensión externa de «agere licere» que faculta a los ciudadanos para actuar con arreglo a sus propias convicciones.

Según el escrito, la razón de esta ampliación de objeciones estriba en un «oscuro drama» que se presenta entre la norma legal que «impone un hacer» y la ética «que se opone a tal actuación». A esto, tal y como detalla la opinión jurídica, se suma «una cierta incontinencia del poder» que tiende a «invadir campos fronterizos con las más íntimas convicciones y creencias».

El dictamen informa además que quien objeta «no lo hace por motivos bastardos o de mero capricho», sino por un deber de conciencia «que también debe ser protegido razonablemente por el Estado».

Formación moral

Así, puntualiza que objetar a Educación para la Ciudadanía, tal y como está regulada en sus contenidos actuales, «no es un mero negarse a cursarla», sino que los recurrentes entienden que se vulnera de forma clara el contenido del artículo que protege y garantiza la formación religiosa y moral acorde con las convicciones de los padres. «No sólo objetamos amparados por un artículo 16 de la Carta Magna, sino que también lo hacemos para que se respete el 27.3», aclara Blanco.

Por su parte, Jaime Urcelay, presidente de Profesionales por la Ética, asociación promotora de la objeción, asegura que el dictamen viene a confirmar lo que defienden desde que conocieron el currículo de la materia. «No es necesario ningún desarrollo legislativo específico. Creo que ya estamos suficientemente respaldados», puntualiza.

Por este motivo, considera «inadmisibles» las amenazas «del suspenso» que el Ministerio de Educación y diferentes comunidades autónomas realizan a quienes no vayan a cursar la polémica asignatura. «El mismo dictamen señala que quienes hacen uso de este derecho no pueden tener ningún tipo de coacción del Estado o de cualesquiera grupos sociales. Es el que amenaza con un cero el que está violando la Constitución, no nosotros», advierte.

http://www.larazon.es/noticias/noti_soc3873.htm


Viernes 20 de Abril de 2007

La mala educación socialista

8:45 h | Artículos,Libros | Agn | Comentarios cerrados

La última ocurrencia del Ministerio de Educación es flexibilizar el bachillerato, es decir, hacer todo lo posible para que los alumnos pasen de curso. La palabra flexibilizar es estupenda en las cuestiones económicas pero puede ser nefanda manejada por socialistas -que jamás han entendido su significado- y aplicada a la educación.

La nueva propuesta de Mercedes Cabrera consiste en que los alumnos que suspendan más de dos asignaturas del primer año de bachillerato, pero menos de la mitad, no tengan que repetir todo el curso; tendrán una alternativa original, una suerte de curso puente para seguir con las asignaturas pendientes y escoger algunas del segundo curso. Es decir, todo un lío.

Todo un lío ¿para qué? Pues para cagarla de nuevo, que es el santo y seña de los socialistas con la educación. No voy a entrar en las eventuales posibilidades del nuevo sistema -que podrían ser discutibles- sino en lo fundamental, que es el mensaje que transmite: habrá más facilidades. Y este mensaje me parece que es justo el contrario del que conviene a nuestros hijos.

El mensaje que conviene lanzar a nuestros hijos es que el mundo es más complejo que nunca, más duro que nunca, que la competencia es multipolar y que esto exige un esfuerzo adicional, un sacrificio extra si se quiere prosperar. También que sólo bajo presión, bajo un nivel máximo de exigencia afloran las enormes potencialidades escondidas en las personas, su capacidad para generar riqueza, valor añadido, servicio a los demás. Que sólo en estas condiciones podemos tener una cierta garantía de obtener el retorno correspondiente, desde el punto de vista de la satisfacción personal y de la cuenta corriente.

La principal función del Gobierno es generar expectativas. En relación con la educación, Zapatero ha sido un político perverso, insufrible. Lo primero que hizo cuando llegó el Gobierno fue cancelar la reforma educativa que había puesto en marcha el PP sin conocer sus frutos, pues no llevaba ni un año en vigor. Lo hizo por cuestiones ideológicas, porque, queridos amigos, en la educación es donde nos jugamos todo, pero sobre todo, de acuerdo con el esquema mental de Zapatero, los votos.

Ayer, el diaro El País, que, cómo no, defiende estos cambios -como cualquiera que provenga de Moncloa, para hacer honor al emblema de que es el diario independiente de la mañana y crítico con el poder- decía en un alarde de cinismo: cualquier reforma en la enseñanza supone una perturbación de un sistema que sólo es aceptable si madura y da resultado durante periodos de tiempo prolongados. ¡Hace falta valor!

O sea, sabemos en España, por experiencia, que la Logse ha sido desastrosa, que el sistema universitario ofrece unos resultados impresentables, pero los socialistas, erre que erre, impiden que se pruebe con la alternativa del PP -no vaya a ser que acierte-, y volvemos a las andadas con más experimentos progres bajo el emblema de la flexibilidad. ¡Realmente curioso!

Por Miguel Angel Belloso. Publicadon en www.expansion.com


Cada vez nos va quedando menos para elegir

8:43 h | Artículos,Libros | Agn | Comentarios cerrados

Se nos quieren imponer guarderías “educacionales” a pesar de que todos los expertos hacen hicapié en lo importante de la atención personalizada y familiar en los primeros años. Se nos impone ahora el colegio según el borrador. el decreto, el dictamen, la puntuación, el baremo, la zona limítrofe, la patronal y la sinrazón…

Pero los padres no renunciamos porque no podemos y porque no queremos, los hijos son nuestros, nuestras son las decisiones que sobre ellos tomemos y tenemos además la obligación de recordarlo a nuestros gobernantes.

Seguimos demandando prestaciones directas a las familias con hijos para que podamos elegir en libertad y en igualdad sin que el tema económico, burocrático, o de otra índole nos coarte. De no ser así acabaremos educando a nuestros hijos en casa cómo y cuándo queramos, esa sí va a ser una buena Objeción de Conciencia, una buena enseñanza sobre ciudadanía, porque es nuestra responsabilidad darles una buena formación y lo demás espero de verdad que sean sólo puntos de encuentro.

Pilar Pérez
Madre de familia numerosa y Vocal del Foro Navarro de la Familia


La educación, la gran batalla política

8:42 h | Artículos,Libros | Agn | Comentarios cerrados

La educación es la gran batalla política, que los partidos libran entre sí, aplicando su ideología, para conquistar y permanecer en el poder de un Estado político, de una Comunidad autónoma y de un Municipio gobernando a sus ciudadanos según sus intereses.

La educación es la transmisión y enseñanza de conocimientos y valores intelectuales, morales, religiosos, profesionales, culturales y técnicos, y de costumbres, formas, reglas y modelos que rigen la sociedad, para la formación y desarrollo de las nuevas generaciones, niños y jóvenes.

Originariamente, en los pueblos primitivos, la educación consistía en la transmisión oral de costumbres, tradiciones, creencias, técnicas, artes de supervivencia y tabúes, enseñados por padres y clanes a sus niños y jóvenes. La educación griega era familiar, espartana y ateniense, duraba hasta siete años; la primera era colectiva y principalmente física, y la segunda enseñaba y practicaba la gimnasia, la gramática y la música en la palestra. La educación judía enseña la Ley de Moisés por medio de los escribas y actualmente por rabinos en las sinagogas. La educación romana, muy difundida, era práctica y moral, cultivaba el respeto a los mayores, sumisión al padre de familia y adhesión al Estado romano.

La educación occidental Europea, durante la Edad Media y Moderna hasta la Edad Contemporánea, consistía en la enseñanza de las humanidades, gramática, retórica y dialéctica y en la doctrina cristiana impartidas por los monjes en los monasterios, por el clero secular en las catedrales y parroquias y por los religiosos en los conventos; y en la enseñanza de estudios de teología, filosofía y derecho trasmitidos por el clero secular y regular en las universidades. Este tipo de educación fue llevada por los misioneros cristianos a América y a Filipinas, a partir del XVI.

En el siglo XIX, bajo el influjo de la Ilustración, del liberalismo y de la industrialización, los Estados políticos europeos y americanos inician la educación primara, secundaria, normal, universitaria y técnica de arte y oficios, mediante maestros y profesores, pagados por la Hacienda pública, en escuelas, institutos y universidades; y la extienden a la mujer. La Iglesia sigue con sus centros educativos, en lucha permanente con los Estados laicos y laicistas, por su derecho de libertad de enseñanza.

Actualmente, la educación de las nuevas generaciones comprende conocimientos, valores y comportamientos humanísticos, intelectuales, morales, religiosos, culturales y técnicos, sanitarios, audiovisuales, electrónicos, informáticos e espaciales.

 

Los partidos políticos en España luchan entre sí y con la Iglesia por imponer su ideología política en la educación. Concretamente, en 15 años, la educación española sufrió diversos cambios, sin resultados positivos. En 1990 surge la LOGSE impuesta por el partido socialista, en 2002 la LOCE dada por el partido popular, y actualmente, el partido socialista trata de imponer la LOE, que ha tenido 1800 enmiendas particulares y dos a la totalidad. La futura LOE es considerada por los especialistas como una marcha atrás, decepcionante y mediocre, siendo más LOGSE que LOCE.

Pues bien, la actual Constitución Española, en su artículo 27, manda lo siguiente sobre el derecho de educación:

1º- “Todos tienen derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza.

2º- La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales.

3º- Los poderes públicos garantizarán el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral, que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

4º-La enseñanza básica es obligatoria y gratuita.

5º- Los poderes públicos garantizarán el derecho de todos a la educación, mediante una programación general de enseñanza, con la participación de todos los sectores afectados y la creación de centros docentes.

6º- Se reconoce a las personas físicas y jurídicas la libertad de creación de centros docentes, dentro del respeto a los principios constitucionales.

7º- Los profesores, los padres y, en su caso, los alumnos intervendrán en el control y gestión de todos los centros sostenidos por la Administración con fondos públicos, en los términos que la ley establezca.

8º- Los poderes públicos inspeccionarán y homologarán el sistema educativo para garantizar el cumplimiento de las leyes.

9º- Los poderes públicos ayudarán a los centros docentes que reúnan los requisitos que la ley establezca.

10º- Se reconoce la autonomía de las Universidades en los términos que la ley establezca”.

Es decir, todos los españoles, independientemente de su edad, capacidad física o síquica, estado, condición o raza o religión, tienen derecho a la educación y la libertad de enseñanza. El pleno desarrollo de la personalidad humana se realiza mediante la formación humana, física, síquica, intelectual, moral, sanitaria, religiosa y jurídica, cultural, social profesional, técnica, audiovisual e informática de nuestros niños y jóvenes; respetando los derechos y libertades constitucionales y los principios democráticos de convivencia, es decir, la dignidad del persona y la ley humana, que debe ser verdadera y justa, mirando al bien común y a la utilidad y bienestar social.

Los padres tienen el derecho primario e inalienable de que sus hijos se eduquen religiosamente y moralmente conforme a sus convicciones, dado que la educación es consecuencia de la generación; y el Estado político tiene la obligación de garantizar y tutelar este derecho paterno. El hogar familiar es el primer centro de educación integral de los hijos.

Ahora bien, actualmente la educación de los es muy compleja y extensa, requiere unas condiciones de preparación y organización, que los padres no tienen, y que el trabajo laboral de ambos cónyuges fuera de casa, les impide impartir hoy día. De ahí, que antiguamente la Iglesia, y modernamente el Estado, con su colaboración y la de otras organizaciones, tiene el derecho y la obligación subsidiaria de su educación.

La educación española es, pues, uno de los derechos y libertades fundamentales de la actual Constitución Española, que debe interpretase de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y con los tratados y acuerdos internacionales ratificados por España (Art. 10-2º). El artículo 16. 3º de la citada Constitución establece “ninguna confesión tendrá carácter estatal”; sin embargo, ordena a continuación, “los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica”.

En su virtud, la Sede Apostólica Romana y España tienen firmados y ratificados cuatro Acuerdos, con fecha del 3 de enero de 1979. El segundo de dichos Acuerdos ordena: “La acción educativa respetará el derecho fundamental de los padres sobre la educación moral y religiosa de sus hijos en el ámbito escolar; en todo caso, la educación que se imparta en los centros docentes públicos será respetuosa con los valores de la ética cristiana”.

Por consiguiente, los partidos políticos y organizaciones sociales, civiles, religiosas y sindicales deben respetar y cumplir lo expresamente establecido en nuestra Constitución Española, en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en los Acuerdos firmados y ratificados, prescindiendo de su ideología e intereses partidistas.

Por José Barros Guede


Miércoles 18 de Abril de 2007

Primera objección de conciencia contra Educación para la Ciudadanía en Madrid

9:43 h | Libros,Noticias | Agn | Comentarios cerrados

El primer caso de objección de conciencia en Madrid contra Educación para la Ciudadanía tuvo lugar el pasado 17 de abril cuando unos padres presentaron en el colegio de sus hijos el escrito por el que presentan objeción de conciencia frente a la asignatura.

La familia Navarro-Tamayo, padres de cinco hijos, ha presentado el escrito en el centro San José de Cluny de Pozuelo de Alarcón. «Aunque no todos nuestros hijos van a cursar la asignatura en el curso que viene, hemos querido dejar claro que esta materia se entromete en la formación moral de nuestros hijos y sencillamente, nos oponemos a ello. La formación moral se la damos nosotros y el centro educativo que nosotros elegimos; no podemos consentir que ningún Gobierno cocine un sistema de formación moral que se opone a nuestras convicciones y lo imponga como asignatura obligatoria», ha asegurado Leonor Tamayo que, es, además, una de las responsables de la campaña de objeción de conciencia frente a la asignatura Educación para la Ciudadanía. 

 «Una muestra de lo que va a ser la asignatura Educación para la Ciudadanía es que las organizaciones de homosexuales que promueven la marcha del Orgullo Gay del 2007 acaban de recordar que esta materia escolar es importante como avance logrado por los colectivos homosexuales», ha afirmado Leonor.


Martes 10 de Abril de 2007

Jornada sobre Educación para la Ciudadanía en Toledo

11:49 h | Libros,Noticias | Agn | Comentarios cerrados

El próximo sábado 14 de abril tendrá lugar en Toledo (Colegio Virgen del Carmen, Avda. de la Reconquista, 1) una jornada para analizar la polémica asignatura Educación para la Ciudadanía.  Varias entidades organizan esta jornada unos meses antes del final de curso para analizar la situación que va a generar la implantación de la LOE en el próximo curso y para informar a los padres de su derecho a oponerse a una asignatura que se introduce en la formación moral de sus hijos.

En este jornada, que se desarrollará de 10 a 19 h., intervendrán, entre otros, D. Antonio Cañizares, cardenal arzobispo de Toledo, Jaime Urcelay, presidente de Profesionales por la Ética, Benigno Blanco, presidente del Foro Español de la Familia, y los profesores Carlos Jariod y Fernando López, ambos de la asociación de profesores Educación y Persona.


Lunes 9 de Abril de 2007

El cheque de los padres

9:45 h | Libros,Opinión | Agn | Comentarios cerrados

Cada día recogen los medios cartas o artículos sobre educación, y la polémica está en el porcentaje de alumnos emigrantes en los distintos colegios. Algunos escritos me llaman la atención porque no explican bien cuál es el objeto de sus demandas: no concretan si piden que haya más niños escolarizados, que haya menos niños por aula, que haya más coles, que haya más profesores, que se cuente más con los padres o que decidan los sindicatos o los partidos políticos dónde se deben escolarizar a nuestros infantes.

Pero bueno, vamos clarificando posturas. A algunos parece que les gusta hacer una triple distinción: niños públicos, niños concertados, niños privados y, últimamente, también niños emigrantes. Y creo que es un error grave porque no existen tales conceptos, y es en esto en donde quiero concretar como madre que soy de varios hijos. Los padres debemos elegir dónde escolarizar a nuestros hijos y lo queremos hacer porque es nuestra responsabilidad en el colegio que mejor nos parezca. Por eso pedimos al colegio que nos informe sobre qué tipo de educación se va a recibir en él. Pedimos conocer el horario, tipo de enseñanza moral y religiosa, tipo de instalaciones deportivas y laboratorios, y si todo está de acuerdo con nuestra forma de pensar y de actuar, llevaremos a nuestros hijos.

Para poder elegir, en igualdad de condiciones, el tema económico puede resolverse con el llamado cheque escolar, por el cual se otorgue a los padres el coste de la plaza escolar con el que dirigirse al colegio seleccionado. De esta manera, se acabarán los problemas y los padres elegimos el que nos parece mejor para nuestros hijos.

Publicado en El País


Educación para la ideología

9:41 h | Libros | Agn | Comentarios cerrados

He leído que en una reunión con miembros de “Profesionales por la Ética” el Director General de Educación, Sr. Pérez Iriarte, ha reconocido -sin que el secretario de Estado, D. Alejandro Tiana, le rectificara- que el objetivo de la asignatura EpC es formar en ideología a los alumnos sin convicciones.

Y que hay Comunidades Autónomas que considerarán suspensa la materia a los niños que no asistan a esa clase en base a que sus padres hayan alegado objeción de conciencia.

Las convicciones y las no convicciones de los niños son asunto exclusivo de sus padres, y no hay ley justa que pueda modificar ese derecho. ¿Tanto hablar -especialmente los nacionalistas- de modificar la Constitución, para qué? El Gobierno del Sr. Rodríguez Zapatero -y sus adoradores del Congreso- se ponen la Constitución por montera cuando les da la gana. ¿Nazismo?, ¿comunismo estalinista? Parece que vamos camino de superar las ideologías dictatoriales y científicas del siglo XX.
Amparo Tos Boix
Publicado en El Confidencial Digital