jump to navigation

Jueves 21 de Diciembre de 2006

¿Jornada continua en los colegios?

12:29 h | Libros | Jaimeba | Trackback

figures_more_danish_childre.jpgDesde hace unos días asisto entusiasmada al debate suscitado por la petición de jornada continua en los colegios navarros. Mi alegría viene sobre todo motivada por esa referencia continua a que “se hará lo que los padres quieran”.

No sé cómo acabará el debate, pero como madre de varios hijos voy a mojarme: sí a la jornada continua.

No es lógico que cuando, desde muchos sectores, se están pidiendo unos horarios laborales más racionales, se nieguen éstos a los niños de edades tan tempranas. No es lógico que estemos hablando de tiempos “de calidad” y nos ocupemos de nuestros hijos a las tantas de la tarde-noche cuando estamos agotados pequeños y mayores.

Y, sobre todo, creo que está muy claro que nuestros hijos están demandando una atención mucho más personalizada que donde mejor se recibe es en el hogar, junto a los que más les quieren y que son los que mejor se la pueden dar.

No podemos ni debemos convertir la escuela en un apeadero de niños porque somos los padres los que debemos ir por delante en el cuidado y en la educación, y además está suficientemente demostrado que es lo más rentable y lo más sensato.

Pilar Pérez
Publicado en elpais.com

1. Irene Navarrete Viernes 22 de Diciembre de 2006 | 11:47 h

Estimada Sra. Dña. Pilar Pérez,

Discrepo de las ideas vertidas en su carta.

Yo también soy madre de varios hijos y además tengo una jornada laboral larga.

Actualmente, los niños no pueden dar más horas de materias como deporte, música, etc. porque no hay suficientes horas lectivas. Si reducimos el horario escolar, los niños se limitarían a recibir estrictamente los conocimientos básicos para obtener su título escolar.

Por otra parte, para los padres que trabajan ambos fuera de casa, supone el que los niños estén más horas en manos de personal doméstico o similar y si no, en actividades extraescolares que llenen su tiempo.

Es cierto que se están pidiendo unos horarios laborales más racionales, pero sólo se están concediendo en limitadísimos casos. Por desgracia, no para la mayoría de los trabajadores. No creo que a los niños se les deba reducir el horario escolar, cuando los padres no tienen posibilidades de afrontar este cambio.

Creo que los niños tienen que amoldarse al mundo que les ha tocado vivir y, nos guste o no, esta es la sociedad que les hemos preparado a nuestros hijos.

Atentamente,

2. Pilar Pérez Sábado 23 de Diciembre de 2006 | 15:16 h

Estimada Sra. Dña. Irene Navarrete.

Las ideas de mi carta…. Intento resumirlas y seguro que no discrepamos tanto, a lo mejor queda ahora más claro:

1)Sí a la libertad de que sean los padres los que decidan lo mejor para sus hijos.

2)Sí a la atención personalizada que los hijos se merecen y necesitan.

3)Sí a que la familia sea la institución que mejor pueda educar a sus hijos.

Cuando ambos progenitores trabajan fuera es cierto que están mucho más limitados para poder educar a sus hijos, por eso muchas familias deciden trabajar en casa, uno de ellos con dedicación exclusiva a la atención del hogar, por ejemplo.

Pero el asunto es ¿podemos elegir las familias? ¿estamos siendo obligadas por motivos ideológicos o económicos a tomar decisiones que afectan a nuestros hijos?.

Que cada familia se organice como quiera creo que es lo justo, que cada familia decida la atención que sus hijos necesitan y actúe en consecuencia.

La batalla quizá no está en los horarios, como muy acertadamente dice usted en su carta, sino en la libertad de las familias para defender su protagonismo en la sociedad que, a nuestros hijos y a nosotros, nos ha tocado vivir y construir.

Un saludo muy cordial y agradecido.