jump to navigation

Lunes 27 de Noviembre de 2006

Manipular la educación

22:50 h | Artículos,Libros | Maria | Trackback

Que el poder tiende a someter es un hecho. Como lo es que la manera más fácil de hacerlo es inculcando desde edad temprana las ideas y valores que justifiquen las acciones de quienes ejercen ese poder. Sólo en tiempos de represión y de autoritarismos los gobiernos plantean la enseñanza de una correcta convivencia ciudadana, y, en base a ello, reclaman fijar su contenido y obligatoriedad.

La asignatura de educación para la ciudadanía agrega un matiz que reivindica para sí el Gobierno, entendiendo que el aprendizaje de nuestro comportamiento como ciudadanos desborda lo individual y familiar.

La Real Academia dice que la educación es “crianza, enseñanza y doctrina que se da a los niños y a los jóvenes”. Desde muy antiguo se admite que la educación compete, en primer lugar, a los padres y, subsidiariamente, de forma complementaria, a la sociedad, que actúa a través del Gobierno, y, también, por vía de delegación, a las personas o instituciones designadas o elegidas por los padres.

La desconfianza en la objetividad y rectitud de intenciones del Gobierno está más que justificada. Resulta contradictorio considerar que la enseñanza de un hecho tan humano y universal como la religión no se puede imponer, pero las ideas y valores sociales del partido que gobierna, sí. A José Luis Rodríguez Zapatero habría que recordarle aquello de que quien abusa de su poder acaba por ser traicionado. No son pocos los que, entre las filas del PSOE, están descontentos con las políticas de su presidente.

Isabel Ruiz Gallardón

Publicado en La Gaceta de los Negocios