jump to navigation

Lunes 27 de Noviembre de 2006

El cheque escolar es progreso

15:34 h | Artículos,Libros | Jaimeba | Trackback

cucarell.jpgMientras los políticos se llenan la boca con los derechos sociales, escuelas públicas gratuitas de calidad, libros de texto gratuitos o la igualdad (no se de qué) para todos, los ciudadanos hacen lo que pueden por vivir en el mundo real e intentar, por ejemplo, que sus hijos vayan a la escuela que más les gusta.

Me ha sorprendido la reacción de los de siempre contra la propuesta de CIU a la campaña catalana de los cheques escolares. Del sistema de cheques o vouchers, ya nos habíamos hecho eco en este blog, introduce la competencia en las escuelas debido a que la financiación pública no va a los centros, sino que va a los padres. Estos escogen el lugar dónde quieren que su hijo sea educado y el centro finalmente recibe el valor de los cheques de cada alumno.

El problema de la elección de centro no es nuevo, todo el mundo trata de llevar a sus hijos al centro que más les gusta, incluso los que predican lo contrario que son los que suelen tener más privilegios y buenos contactos.

Los detractores contraponen la propuesta de los cheques a la retórica de siempre de la calidad, la gratuidad y la igualdad que acaba convirtiéndose en mediocridad, más gasto, en impuestos y esto si, igualdad: la incultura y el fracaso escolar se reparten por los diversos estratos de población de una forma equitativa e in crescendo. No se puede continuar con el discurso de la necesidad de más financiación de la escuela pública sin un nuevo proyecto. Cada vez es más evidente que a más financiación de este modelo más derroche de recursos y por lo tanto menos calidad, aun así, no se contrapone más financiación a un modelo como el propuesto.

Parece que el sistema de cheques puede ser una buena solución por el hecho de que incentiva a los centros que más se esfuerzan, diversifica la oferta educativa y desplaza el peso de la educación a los padres que, al fin y al cabo, son los más importantes.

Esta iniciativa ya se ha puesto en marcha en lugares como Suecia, Estonia, Holanda, Dinamarca, Italia, Nueva Zelanda, Chile o los Estados Unidos con buenos resultados con respecto a la calidad, existen varios estudios que así lo indican. No entiendo por esto las voces que definen la propuesta de conservadora y retrógrada a no ser por el hecho de que no tengan argumentos para denostarla, lo más probable. Curioso también que sólo se refieran a estos países como modelo cuando les interesa.

Desde luego que encontramos opiniones contrarias, sobre todo aquellas que atribuyen un efecto “segregador” a este sistema. Es posible que se dé cierta distinción a los centros y el perfil del alumnado pero esto no tiene porque ser malo, dependerá de la naturaleza de la diferencia. Me explico, si la discriminación viene dada por razones de raza por ejemplo, simplemente basta con impedirlo. La distinción por distintas filosofías o apuestas educativas me parece más bien una riqueza de la cual nos beneficiaríamos, de hecho es mejor disponer de modelos buenos y malos que disponer sólo de uno malo (el actual).

Se critica también que los menos desfavorecidos no podrán acceder a las mejores escuelas y se crearán escuelas gueto. Ciertamente, creo que esta es la tendencia que se está dando ahora con la fuga de los más ricos de ciertas zonas por no querer compartir escuela con según quién. El hecho de que los padres económicamente menos favorecidos, puedan optar a varios centros les daría una posibilidad que de lo contrario no tendrían y los incentivaría a involucrarse y responsabilizarse más en la educación de sus hijos.

¿Os imagináis que con los sistemas de vouchers los centros empezaran a ofertar un horario un poco más racional que el de jornada completa que tanto bien va a los actuales profesores y agota a los niños? No se yo si los opositores al sistema piensan tanto en los pobres y los derechos sociales como dicen.

Traducido por Eudivigis de http://cucarell.balearweb.net/post/610/23373