jump to navigation

Viernes 30 de Junio de 2006

CONCAPA se congratula de que se estudie la implantación del cheque escolar

13:45 h | Libros,Noticias | Txemav | Comentarios cerrados

REVISTAECCLESIA.COM – Madrid, Viernes 30 de Junio de 2006

CONCAPA muestra su satisfacción ante las noticias que anuncian que el MEC considera la posibilidad de implantar el cheque escolar, tras la reunión del pasado martes con la plataforma chequeescolar.org. Se trata de un modelo de financiación de la enseñanza que atiende, directamente, a los beneficiarios de la gratuidad, los ciudadanos, sin emplear intermediarios como ocurre con los conciertos educativos.

La implantación del cheque escolar, que garantiza el acceso a la educación y la libre elección con independencia de las condiciones socioeconómicas de sus beneficiarios, es una antigua reclamación de CONCAPA, hasta el punto que tendrá una especial consideración en los trabajos del XVII Congreso Nacional de la organización, que se celebrará en Cáceres a finales del próximo mes de octubre.

El cheque escolar es un modelo de financiación y seguridad de la gratuidad de la educación que ha sido implantado en diversos países. Entre ellos, merece una especial consideración el caso de Suecia, donde gobiernos de todo color político han mantenido la vigencia del modelo.

Otro factor considerable en apoyo de la implantación del cheque escolar es su aportación a la mejora de la calidad educativa. Los centros docentes, para obtener el aprecio y respaldo de la comunidad educativa, deberán demostrar, más allá de las grandes declaraciones vacías de contenido, su eficiencia en la prestación de un servicio acorde con las demandas de los ciudadanos.

CONCAPA se mantiene, no obstante, vigilante para que, en su caso, el modelo de cheque adoptado responda a las exigencias y a las necesidades de las familias a la par que muestra su disposición para colaborar, con la máxima lealtad, con las autoridades educativas en el diseño e implantación de un modelo de financiación educativa que garantice la equidad y coadyuve a una educación de calidad.

Olimpia García Calvo, Gabinete de Comunicación de CONCAPA


Miércoles 28 de Junio de 2006

“Tratar a los maestros como empleados no es profesional”

9:25 h | Artículos,Libros | Txemav | Comentarios cerrados

Charles Glenn es profesor en la Facultad de Educación en la Universidad de Boston, y durante décadas fue responsable de la Educación ciudadana del Estado de Massachussets. Acaba de presentar en España el libro El mito de la escuela pública (Encuentro, 2006), en el que hace un repaso de la ideología que se encuentra detrás de la “escuela única”, desde la Revolución Francesa hasta nuestros días en Massachussets, Francia y los Países Bajos.

¿Cuál es la escuela pública, la estatal o la que desean los padres?

Tengo siete niños. Todos han asistido a la escuela pública en Boston, escuelas con 80-90 % de morenos y de latinos, y fui durante 21 años el “oficial de gobierno” de Massachussets, el encargado de segregación, derechos civiles, educación de los inmigrantes, etc. Esos asuntos son muy importantes para mi.

Me parece que las escuelas efectivas son escuelas con un proyecto en sentido singular, un proyecto diario, un proyecto hecho por ellos, por lo maestros en comunicación con los padres, pues me parece que la educación pública puede darse en escuelas estatales y también otras escuelas, como las “Charter Schools”, que son escuelas públicas independientes –tenemos en este momento mas de 6.000–, también en escuelas con un proyecto que derive de la religión, o de la filosofía o de la cultura.

¿Cuál es el papel del Estado?

Debe vigilar que todas las escuelas imparten una educación suficiente, y también una educación en la ciudadanía. La cuestión es cómo podemos reconciliar la autonomía de las escuelas, cuestión muy importante, con la responsabilidad [accountability, no hay correspondiente exacto en los países latinos]. He hecho un estudio con un amigo belga (Jan de Groof), en tres tomos, sobre cuarenta paises. El nombre de este libro es Finding The Right Balance: Freedom, Automony and Accountability in Education [Buscando el equilibrio adecuado: libertad, autonomía y responsabilidad en la Educación].

Las tres patas…

Es un desafío enorme hacer esto, y estamos escribiendo el cuarto tomo con Colombia, Ecuador, Corea, Japón, etc. La política debe tratar de equilibrar estas cosas buenas.

No es fácil.

Sobre todo en Europa en este momento, donde el gobierno puede involucrarse demasiado en los asuntos que los maestros deben decidir, o limitar la posibilidad para los padres de escoger una escuela con contenidos distintos. En España, la libertad de cátedra para los profesores puede ser utilizada para hacer imposible que un maestro escoja una escuela donde todos sus compañeros compartan una misma visión de la Educación. Podría derivar en un recorte de la libertad del docente de estar en una escuela con un ideario compartido. Si todos los maestros tienen diferentes visiones, es muy difícil hacer una escuela efectiva.

En España, el Estado pone muchas cortapisas mientras concede una autonomía mínima, sólo para no responsabilizarse de los problemas creados por el sistema. En otros países se deja más libertad al docente, pero luego se le piden responsabilidades.

Tratar a los maestros como empleados no es profesional. Los profesores no pueden nunca ser profesionales sin autonomía, pero autonomía colectiva: no de cada maestro, sino en la propia escuela. La baja valoración de los profesores por parte de la sociedad, por ejemplo en EEUU, se debe a que no controlan su profesión, no deciden sobre las características, sobre los profesores adecuados, sobre la manera en que quieren instruir, etc. El resultado es que no atraemos a esa profesión a los más inteligentes, ni a los más cultos, es un problema enorme. Cómo cambiar esto no es sólo una cuestión de fondos, de salarios, sino de condiciones de trabajo. Estar el último de la escala en que se toman decisiones es el problema.

¿Qué le parece la metodología de PISA? ¿No se centra mucho en el entorno socioeconómico y se olvida, o no mide bien, otros factores como la organización escolar?

En los años 60 se hizo el famoso estudio de miles de alumnos en las escuelas estadounidenses que concluyó que el rendimiento de los alumnos era predecible si se conocía su origen socioeconómico. En los últimos años se ha hecho un esfuerzo enorme para definir qué es lo que ayuda la escuela. En los mejores estudios realizados en Italia, Estados Unidos o Alemania, concluyen que hay un valor añadido por el proceso seguido en la escuela. Hay que comparar escuelas con un mismo origen social, y de esa manera se pueden comparar resultados y juzgar. Es interesante también seguir a los alumnos particularmente durante algunos años, y eso PISA no lo puede hacer.

Una de las cosas que me ha sorprendido encontrar es que los principios de la Educación del Directorio (tras la Revolución Francesa) eran similares a los de la LOE –menos uno: la disciplina ya ha desaparecido–: los principios del Estado estaban y están por encima de que los alumnos aprendan, sepan.

Es muy importante que las escuelas hagan esfuerzos para que los alumnos formen un carácter cívico, pero un análisis de los resultados en esta materia es muy difícil, y además el Estado se involucra mucho en la psicología de los niños. Por ello, me parece importante que el Estado, con sus exámenes, considere prioritarios temas como escribir, leer, la Historia o las Matemáticas, por encima del carácter de los alumnos, de los ciudadanos. Debemos de esperar que la sociedad civil asuma su responsabilidad, que los padres y los maestros la asuman. Por ejemplo, en Holanda hay cincuenta escuelas islámicas, totalmente subvencionadas por el Gobierno: es la libertad de enseñanza. Pero es importante que la Inspección sepa si las escuelas hacen de los alumnos personas incapaces de integrarse en la sociedad. Eso no lo saben por los exámenes, sino visitando las escuelas, hablando con los padres, con los maestros: hacen eso, y no un examen del carácter o el patriotismo de los alumnos.

Es un asunto muy sensible, muy difícil y muy importante. En EEUU, los oponentes del cheque escolar decían que con ese sistema habría escuelas nazis, de brujería, de todo tipo. Tenemos unas 12.000 escuelas privadas en EEUU, y no tenemos ni una escuela nazi, ni de brujería, y eso que tenemos un régimen de libertad de expresión mucho más avanzado que en Europa –es posible ser nazi, si uno quiere. Pero no hay escuelas nazis, los padres no las quieren: quieren escuelas que hagan buenos a sus hijos. Me parece que la sociedad civil puede asumir su responsabilidad.

Intervencionismo e instituciones libres


Martes 27 de Junio de 2006

Responsables del Ministerio de Educación reciben hoy a una plataforma ciudadana a favor del cheque escolar

13:45 h | Libros,Noticias | Txemav | Comentarios cerrados

La plataforma ciudadana ‘Chequeescolar.org’, que promueve la implantación de este sistema, se reúne hoy con el director del Gabinete técnico de la Secretaría General de Educación, Gonzalo Junoy, y el subdirector general de Centros, Programas e Inspección Educativa del Ministerio de Educación y Ciencia, Mariano Labata.

TERRA.ES – Martes 27 de Junio de 2006

La plataforma entiende que esta cita es una respuesta a la petición cursada a la ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, hace varios meses. A su juicio, el retraso y el escaso nivel jerárquico de los representantes ministeriales que recibirán a sus miembros indican una falta de interés por el cheque escolar.

Sin embargo, los integrantes de esta red ciudadana presentarán sus propuestas con la confianza de que, en esta ocasión, el Ministerio ‘se aproveche de ellas para articular mecanismos que mejoren la libertad de los padres para elegir colegio’. Ademas, defienden el cheque escolar porque logra que la parte de sus impuestos dirigida a Educación se invierta donde quieren, ‘sin intermediarios políticos ni ideológicos’.


Sábado 24 de Junio de 2006

5.400 niños contarán con el cheque escolar el próximo curso

13:38 h | Libros,Noticias | Txemav | Comentarios cerrados

LASPROVINCIAS.ES – Sábado, 24 de junio de 2006

Un total de 4.523 niños, de edades comprendidas de 0 a 6 años, se beneficiarán el próximo curso de las facilidades y garantías del cheque escolar.

En esta ocasión, el máximo del cheque se sitúa en 90 euros al mes, por un período máximo de 10 meses, frente a los poco más de 87 euros del pasado curso. Para ello, el Ayuntamiento destinará 3.162.563 euros.

El número de niños de educación preescolar que recibirán esta ayuda, entre los 0 y 3 años, asciende a 4.402, casi 600 más que el año pasado. De entre todas las solicitudes presentadas, tan sólo el 2,2% ha sido denegado.

Este cheque es un sistema impulsado en 1992 para favorecer la escolarización de los niños de Infantil y primero de Primaria de familias con pocos recursos para acceder a sistema educativo y elección del centro.


Privatizar la Religión

9:35 h | Artículos,Libros | Txemav | Comentarios cerrados

Han sido varias las alternativas que las distintas leyes han dado a la cuestión de la asignatura de Religión para garantizar el derecho constitucional de los padres a educar a sus hijos en sus propias convicciones. La Ley de Calidad del Partido Popular, propuso una asignatura, “Sociedad, Cultura y Religión”, en que profesores de historia o filosofía instruyeran sobre el hecho religioso de forma aconfesional, pero existiendo la alternativa de estudiar la misma asignatura de forma confesional. De este modo, se garantizaba una formación equitativa sobre el fenómeno de la religión, siendo los padres quienes pudieran elegir su estudio confesional o aconfesional en cada centro.

Otra opción es la de la izquierda, que se basa en último término en eliminar cualquier relación entre religión y educación (la cual debe corresponder sólo al Estado), excluyendo del currículum su enseñanza pero ofreciendo, para cumplir con la Constitución, una opción de estudio confesional de la Religión fuera del horario, asegurando que la enseñanza del hecho religioso cabe en los abultados temarios de Historia. Con esto parece que se garantiza, aunque se dificulta por suponer comparativamente mayor carga lectiva, el acceso al estudio confesional de la religión, aunque inevitablemente supone un déficit de formación sobre la historia del hecho religioso para el resto.

El hecho de que la escuela pública, cuyo titular es un Estado aconfesional, ofrezca y financie, de una u otra forma, una enseñanza confesional se justifica en que no todos los padres que piden una educación religiosa pueden acceder a un centro confesional, aún estando éstos homologados por el propio Estado, y aún pagando los padres sus impuestos. Dicho de otra forma, que un Estado aconfesional ofrezca una asignatura confesional, del modo que sea, se justifica en que es ese mismo Estado el que está impidiendo el acceso a centros religiosos que él mismo ha autorizado, a través del control de la financiación. La solución liberal a todos estos problemas causados por las distintas intervenciones del Estado consistiría en que éste no interfiriera en la elección de centro, y que el dinero de la educación siguiera al usuario al centro homologado elegido, siendo los propietarios del centro los que decidieran sobre la cuestión confesional, dentro de una regulación mínima de los contenidos formativos. Y qué mejor forma para facilitar la elección que dar el dinero de la educación directamente a la familia, o sea el cheque escolar, medida vedada del debate público pero a la que inevitablemente conduce cualquier razonamiento liberal, no sólo en torno a la mejor forma de garantizar derechos de padres y centros, sino en relación a la mejora de la calidad de centros públicos y privados a la que conduce un aumento de la competitividad y una mayor libertad para usuarios y empresas.

Toda familia podría hacer que el dinero que el Estado les ha sustraído para después dedicar a la educación de sus hijos sirva para financiar un centro acorde con sus convicciones, siempre que éstas sean acordes con la Constitución. Se privatizaría así la asignatura de Religión, siendo el propietario del centro el que ofrecería uno u otro modelo. Tan sólo se regularía la instrucción mínima respecto al hecho religioso, como se hace con cualquier otra materia, y ni siquiera habría necesidad de especificar si dentro de Historia o como una asignatura aparte. Si la homologación de los centros se hiciera evaluando a los alumnos y no con burocracia e inspecciones, ya se organizarían los centros para formarlos lo suficiente.

Y si hubiera exámenes vinculados a la promoción de curso y a la obtención de títulos académicos, ya estudiarían los alumnos; los exámenes, si tienen trascendencia, no sólo evalúan sino que son un incentivo al esfuerzo. En definitiva, la mejor solución al eterno dilema sobre la clase de Religión es privatizarla, y dejar que sea la oferta y la demanda la que establezca el modelo. Así, se cumple el precepto constitucional de que los padres puedan educar a sus hijos de acuerdo con sus convicciones morales y religiosas, pero no en la elección de una asignatura, sino de un centro autorizado.

Al acabar con la anomalía de las distintas ofertas de estudios confesionales en la escuela pública, se evitaría que el Estado tuviera que responder a minoritarias demandas de enseñanzas confesionales vinculadas a religiones que propugnan valores de dudosa constitucionalidad. En la situación propuesta, la escuela pública debería ser tan aconfesional como el Estado, propietario de estos centros. Ya no habría motivo para ofrecer en la escuela pública una asignatura confesional, pues quienes la quisieran habrían podido acceder a un centro confesional con las mismas oportunidades que a uno laico, o incluso con más, al ajustarse la oferta a la gran demanda de educación confesional.

Y, por último, una escuela pública laica sería más eficaz en la integración de los inmigrantes, pues tendría si cabe mayor legitimidad para imponer sus normas de convivencia a alumnos de todo origen o procedencia, frente al lamentable espectáculo actual de niñas musulmanas que asisten a clase tapadas por un velo islámico, eso sí, con el respaldo de la izquierda laicista y feminista, que contempla este fenómeno misógino como “multiculturalismo”.

Álvaro Vermoet Hidalgo. Consejero del Consejo Escolar del Estado por la Unión Democrática de Estudiantes.


Miércoles 21 de Junio de 2006

Arizona Enacts New School Choice Programs

13:36 h | Libros,Noticias | Txemav | Comentarios cerrados

It’s a historic day for children in Arizona. The state created two new school voucher programs and expanded an existing scholarship tax credit program to help thousands of low-income children. Arizona Gov. Janet Napolitano, a Democrat, allowed the programs to become law without her signature.

The programs will help thousands of children have the opportunity to attend better schools. The corporate tax credit program will provide $10 million for scholarships for low-income public school students to transfer to private school. Funding for the program will increase annually until 2010 when $23 million willl be available for scholarships.

The voucher programs, each funded at $2.5 million annually, are targetted to help at-risk student groups. One program will provide scholarships for children in special education. The other will provide scholarship to foster care children. Arizona is the first state to create a school choice program for foster children.

Arizona already has the most expansive school choice climate in the country with hundreds of charter schools and a thriving scholarship tax credit program that helps more than 20,000 students annually. These new programs will help thosuands of more children and pave the way for future student-centered reforms.

To learn more about this historic school choice victory in Arizona, visit the Friedman Foundation.


Martes 13 de Junio de 2006

Por una educación libre y de calidad

10:32 h | Artículos,Libros | Txemav | Comentarios cerrados

En un tiempo como el actual, en que la crispación aumenta día a día por el absurdo empeño de este Gobierno de elevar a la categoría de ley reivindicaciones minoritarias de variopinto pelaje que amenazan nuestro Estado de Derecho, llama la atención la fuerza con que se está levantando buena parte de la sociedad en defensa de los derechos fundamentales de los ciudadanos. Un ejemplo de ello es la plataforma Cheque Escolar, que persigue la salvaguarda del derecho a la libertad de enseñanza, reconocido en el artículo 27 de nuestra Carta Magna.

La campaña por el cheque escolar, impulsada por la plataforma ciudadana Hazte Oír, se alza frente a las últimas iniciativas legislativas que privan a los padres de su legítima condición de primeros educadores.


Domingo 11 de Junio de 2006

El Cheque Escolar fomenta la igualdad de oportunidades

17:33 h | Artículos,Libros | Txemav | Comentarios cerrados

El artículo 27 de la Constitución reconoce el derecho de los padres a elegir libremente la educación de sus hijos. Este derecho se cumpliría mejor si las familias contarán con una especie de ‘cheque’ con el que pudieran elegir el centro que desean para sus hijos. Navarra durante la transición y el Ayuntamiento de Valencia ahora podrían ser el embrión de una fórmula que respete mejor la libertad de los padres.

La filosofía estatalista afirma que la enseñanza concertada debe de ser subsidiaria de la pública. Los centros de iniciativa social deben de llegar allá donde no llegue la administración. Una posición totalitaria que hasta ahora sólo se había manifestado en privado por parte de algunos representantes educativos de las comunidades socialistas. El salto cualitativo se produce cuando el secretario de Estado de Educación, Alejandro Triana, la verbaliza en público. Por supuesto, las declaraciones de Triana han provocado el rechazo de CONCAPA, Foro Español de la Familia, Instituto de Política Familiar, HazteOir y de la Unión Sindical Obrera.

Triana revela con sus declaraciones una preocupante desconfianza en la sociedad. Los centros de iniciativa social han demostrado tener más demanda que los centros estatales, son más baratos para el contribuyente y en media, ofrecen una mejor calidad de la enseñanza. Según datos de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, una plaza en un centro concertado cuesta al contribuyente 2.650 euros/año mientras que el coste de la plaza en centro estatal asciende a 3.600 euros/año. Y la diferencia es muy superior en otras CCAA.
Sin embargo, el gobierno sigue observando con cierto recelo el sistema de conciertos educativos. Sus centros no gozan de libertad para la elección de alumnos, tampoco en la selección del profesorado, cuyos salarios son pagados directamente por la consejería de Educación. Y por supuesto, los contenidos educativos son supervisados por la autoridad educativa.

La LOE sin embargo rescata la figura de los ‘convenios’, una figura que había sido eliminada en la ‘non nata’ LOCE y que permite a la administración ‘conveniar’ un modelo educativo para el que ofrece fondos con muchas menos intervención. El modelo está previsto para que las comunidades islámicas y judías puedan garantizar una educación conforme a su religión. Y es que el artículo 27.2 de la Constitución española garantiza el “derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”. “Nosotros los católicos sólo pedimos tener los mismos derechos que los musulmanes y los judíos. Ya sé que somos una religión minoritaria, pero al menos exigimos un trato igualitario. Yo lo tengo pedido, pero de momento, parece que se resisten”, señala el director del Monte Tabor, Juan Antonio Perteguer.

¿Por qué todos los gobiernos terminan apostando por una educación cara y de poca calidad? “Es una coalición de intereses político económicos”, señala a EPOCA el catedrático Pedro Swartz, quien apunta a las reticencias ideológicas y a la presión de los maestros de escuela pública y de los dueños de los colegios concertados. Perteguer lo tiene claro: “Para la izquierda resulta un instrumento buenísimo para el adoctrinamiento; y la derecha tiene miedo de los sindicatos, de la prensa y de los grupos de poder”. Y es que la izquierda siempre ha defendido el axioma de “dinero público para la empresa pública”, señala Juan Andrés Fiordia, director de Educación de la Diputación de Navarra de 1972 a 1980 y primer político en implantar las ayudas directas a las familias en lugar de al centro. “Lo pusimos en bachillerato, porque en EGB ya existía apoyo en el régimen general”, explica Fiordia a esta revista.

Cheque escolar

Frente al intervencionismo, libertad. El cheque escolar ofrece libertad a los padres para elegir el modelo educativo que desean para sus hijos mediante la transferencia de la cantidad que corresponde a sus hijos al centro que ellos elijan, sea público o de iniciativa social, o bien la desgravación en el IRPF. “Con la Constitución en la mano, quien tiene derecho a la subvención no son los centros, sino los alumnos”, defiende Fiordia. “Es posible, sólo hace falta superar las reticencias de los poderes públicos”, afirma José Castro portavoz de la plataforma chequeescolar.org, una plataforma que ya ha recibido el apoyo del catedrático Carlos Rodríguez Braun y del presidente de la Fundación San Pablo CEU, Alfonso Coronel de Palma.

No se trata de un invento español, sino de una propuesta formulada por el premio Nóbel de Economía, Milton Friedman. El modelo ya funciona con éxito en varios países como Estados Unidos, Dinamarca, Suecia, Chile o Nueva Zelanda. En el caso de Suecia, el cheque escolar se implantó en 1992 con un gobierno liberal, aunque los gobiernos socialdemócratas lo han mantenido. Desde entonces, 110.000 alumnos han podido estudiar en las 800 escuelas no municipales subvencionadas con el 85% del coste de una escuela pública. El 52% de las mismas son sociedades anónimas con ánimo de lucro a pesar de tener los precios tasados. No obstante, el lucro en la educación es más bien discutible. “Los bancos tienen todo tipo de negocios, pero nunca han entrado en el negocio educativo”, apunta con sorna Fiordia.

“El objetivo es que cualquier persona con independencia de su nivel de renta pueda enviar a su hijo al centro que prefiera, es una herramienta a favor de la equidad y de la libertad en el que los más beneficiados serían aquellos con rentas más bajas”, señala el portavoz de la plataforma chequeescolar.org, José Castro, que trata de sembrar una concienciación social y política a favor de la libertad educativa.

Esperanza Aguirre

La plataforma chequeescolar.org ya ha comenzado a sondear a los distintos partidos políticos. “El cheque escolar es la garantía de la total libertad” señalaba Rajoy el pasado 6 de marzo. “De momento, parece que Esperanza Aguirre puede ser la más sensible a esta propuesta y nuestro objetivo es que se incorpore en el programa electoral del 2007, porque nuestra propuesta no es incompatible con la recientemente aprobada LOE”, apunta Castro. No encontrará oposición ideológica, porque cuando Aguirre fue ministra de Educación, ya mostró su conformidad a la propuesta de los Centros Autónomas de Enseñanza (ACADE) para desgravar fiscalmente el coste de la educación. “Fue Montoro quien paralizó el proyecto”, señala a EPOCA el catedrático de Estructura Económica, Ramón Tamames, entonces asesor de ACADE.
Aquel proyecto quedó en vía muerta. Pero en breve, tres catedráticos de Universidad, Marta Villar Ezcurra, Julio Castelao Rodríguez y Pedro Swartz, presentarán al Consejo Económico y Social de la Comunidad de Madrid una propuesta para implantar el ‘cheque universitario’ en la región: es decir, establecer desgravaciones fiscales autonómicas para aquellos contribuyentes madrileños que sufraguen los estudios universitarios de sus hijos. “La medida supondría un esfuerzo presupuestario, pero es de justicia, no tiene sentido pagar dos veces”, explica Swartz a esta revista. La pelota está de nuevo en el tejado de Esperanza Aguirre

UCD respetó la autonomía pedagógica y presupuestaria de los centros concertados

La Ley de Educación de 1970 ya establecía la posibilidad de concertar centros de iniciativa social, regulando los derechos y obligaciones de las partes y tomando como baremo el número de alumnos. Sin embargo, no se pusieron en marcha “por falta de voluntad política”, defiende el que fuera director de Educación de la diputación de Navarra durante los años 80, José Andrés Fiordia. “No se quisieron hacer estudios serios sobre el coste de los centros públicos”.

No obstante, comenzaron a firmarse convenios, comenzando con aquellos centros que estaban más necesitados. El criterio fue el mismo que el aplicado en la Red de Escuelas Profesionales: financiar al centro en función del nº de alumnos matriculados. En 1982 llegó la regulación de centros de UCD que concedía a los centros autonomía pedagógica, presupuestaria y de gestión. Pero la filosofía intervencionista del PSOE hace que en 1985 se apruebe la LODE generalizando los conciertos, pero ‘publificando’ a los centros de iniciativa social. “Se han convertido casi en un concurso público”, concluye Fiordia. Aunque la Ley de 1970 ofrecía la posibilidad de establecer conciertos educativos, faltó voluntad política para desarrollarlos.

Valencia, ‘embrión’ del cheque

Además de las ayudas directas a las familias realizadas por la diputación de Navarra durante los años 70, el Ayuntamiento de Valencia ha impulsado el cheque escolar en el curso 2005/2006. “Rita Barberá fue muy sensible con el discurso pro cheque de los centros autónomos de enseñanza”, apunta Ramón Tamames. Se trata de una ayuda máxima de 87,15 euros al mes por el que el consistorio levantino quiere ayudar a sufragar los gastos de enseñanza de los menores “contribuyendo así a la compensación de las desigualdades en educación en esta etapa escolar decisiva”.

La cuantía dependerá de las disponibilidades presupuestarias y el Ayuntamiento baremará en función de la renta familiar, existencia de minusvalías, situaciones familiares (familia numerosa o parto múltiple) y situación de maltrato y violencia doméstica. El éxito ha sido tal que los responsables de la Generalitat valenciana ya han anunciado su intención de elevar la dotación presupuestaria para el próximo curso.

Luis Losada Pescador


Domingo 4 de Junio de 2006

Gratuidad de los libros de texto: siempre tarde

11:22 h | Artículos,Libros | Txemav | Comentarios cerrados

El consejero de Educación acaba de hacer público el modelo de lo que el Gobierno al que pertenece denomina ‘gratuidad del libro de texto’. Es curioso que su comparecencia y comunicación coincida, en una actividad como la educativa que se supone que requiere tiempo y planificación, con el curso escolar prácticamente finiquitado. Baste señalar como hecho doméstico que justo la víspera nos teníamos que reunir rápido en la asociación de madres y padres del instituto para aprobar la propuesta de calendario escolar que el claustro del mismo tenía que enviar a la Delegación. Parece que la propuesta del consejero no tendrá que pasar por esos filtros y se podrá poner en marcha con el verano de por medio.

A fecha de hoy, el Gobierno vasco se ha dotado, a través del portal ‘Euskadi.net’, de una en apariencia potente herramienta de información y atención al ciudadano, pero parece que sobre este tema, aunque se haya dicho que existe un informe técnico contundente sobre el modelo, no se puede encontrar nada de información. La educación, o el modelo de gratuidad, quizás, no le parezca al Gobierno un asunto de interés general que merezca una información trasparente.

Este hecho no es baladí e intentaré dar algunas razones:

1. La partida presupuestaria que supone la adecuación de un modelo, el que sea, no es ninguna tontería, así que me llama la atención que en las líneas maestras que ya durante 2006 marcan la consignación presupuestaria no aparezca ninguna referencia ni a la posible adopción de esta medida, ni al necesario estudio de adecuación presupuestaria. Ello nos indica, por omisión, que no existía dicho planteamiento en las políticas de gobierno que alcanzan una de sus concreciones, no la única, en la dotación presupuestaria.

2. Las palabras del consejero, las dichas y las calladas desde hace un tiempo, son también reveladoras. En el inicio del curso escolar, allá por septiembre de 2005 y, precisamente, en relación al tema de la gratuidad de los libros de texto, el señor Campos se descolgó con unas declaraciones en la línea de la no necesidad de abordar dicho asunto, por el criterio de gasto que parecían demostrar las familias al consumir más ocio -hablaba de las videoconsolas- que libros.

3. En diciembre de 2005 y a instancias del Parlamento, contando con el apoyo de los partidos en el Gobierno y del PSE-EE, se instaba al Ejecutivo para que planteara un plan para el próximo curso. Las líneas básicas que los socialistas parecían marcar apuntaban al sistema de préstamo, que no es el único que defiende en todas las comunidades en las que gobierna. Dicha aceptación no ha supuesto modificación sustancial de las palabras pronunciadas por el señor consejero.

Ya este mismo mes se recogían declaraciones de la constatación del éxito del modelo de préstamo y se hacía referencia a su aplicación en siete comunidades autónomas (EL CORREO, 10-5-06). Lo que no se decía con claridad ni se explicaba era la diferencia de aplicación, suponiendo que fuera el mismo, de dicho modelo en función de las comunidades autónomas. Así, en Cantabria el modelo parece seguir siendo el de ayuda directa a las familias, no el de préstamo. Es sumamente esclarecedor, en este sentido, leer el BOE de 3 de mayo de 2006 en su página 17117 y siguientes donde, con claridad , las comunidades autónomas de Andalucía, Aragón, Islas Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Galicia, Murcia, Navarra y La Rioja participan de este modelo. Euskadi no, aunque luego nos digan que su modelo recoge las líneas básicas de Castilla-La Mancha, Andalucía, La Rioja, Galicia, Cataluña, Cantabria y Aragón.

La CEAPA, en un informe en relación a la aplicación de modelos de gratuidad en el curso 2005-2006, señala, también con nitidez, la diferencia de modelos existentes y deja entrever con claridad que lo que se está realizando, por ejemplo, en Aragón y Andalucía es una propuesta más cercana al modelo préstamo y lo que se lleva a cabo en Castilla-La Mancha, La Rioja y Cantabria, por ejemplo, está más cercano al modelo de ayuda directa a las familias que, por ejemplo, va a implantar el Gobierno de Asturias (PSOE) a partir de este año. Indicar el caso de Cataluña no tiene excesivo sentido ya que lo que se ha realizado en dicha comunidad el año pasado tiene un exclusivo carácter experimental. En Galicia se implantó el modelo a curso empezado y no suponemos, tampoco, que ésta sea la intención de la Administración vasca. Ello ha llevado con posterioridad a tener que rehacer y replantear lo aplicado.

Todo ello nos conduce, hasta la fecha, a una situación de no clarificación de modelo o, por ser más exactos, no se ha trasmitido con claridad a la ciudadanía cuál es el modelo de esta Administración en relación a la gratuidad de los materiales curriculares en la etapa de enseñanza obligatoria, suponiendo que lo que realmente se vaya a implantar sea la gratuidad.

El análisis de todos los factores intervinientes nos han llevado a la conclusión de que el mejor modelo, entendido como punto de referencia para imitarlo o reproducirlo es el siguiente: Partiendo de la modalidad de cheque escolar que facilita un control claro de los fondos y sus destinatarios e incide en la asunción de la responsabilidad por parte del alumno y de la familia, se puede implementar el mismo con la posibilidad de recogida posterior del material en los centros para potenciar el correcto uso y cuidado del mismo y la toma de conciencia de bien público que dicho material tiene.

Invitamos a la Administración a que haga también su formulación para después y que responda a estas cuestiones: definición del modelo. qué materiales incluye, cuánto se paga, a quién se compra, dónde se recoge el material o dónde se entrega, en qué plazos se paga a los vendedores, criterios de concesión, ritmos de implantación, evolución y mantenimiento posterior, consecuencias y medidas correctoras para los sectores afectados. Si todo esto no está claro, no habrá modelo; habrá otro tipo de intereses.

Y todo ello para llegar, aún así, tarde, porque la pregunta a contestar desde la política -si no quiere ser política de avestruz- sería: ¿Cuáles deben ser las líneas de inversión para asegurar a todos los alumnos, con especial incidencia en los más desfavorecidos, los adecuados instrumentos que permitan el desarrollo curricular más adecuado de cada escolar? Pero esto es ya otro debate, quizás, el necesario debate de fondo.

Aunque se ha hecho una pretendida presentación del asunto, después de lo escuchado en primeras manifestaciones da la sensación de que no lo tienen muy claro. Deberían ser conscientes de que jugar con la educación y la cultura es algo muy serio.

José María Barandiarán, Licenciado en Pedagogía y consultor en el sector del libro.


El reto de Uribe

11:19 h | Artículos,Libros | Txemav | Comentarios cerrados

Es difícil exagerar la importancia de la victoria de Álvaro Uribe en las elecciones, con nada menos que un 67 por ciento de los votos, triplicando el 22 por ciento de las papeletas que favorecían al candidato neochavista Carlos Gaviria. La marea negra de populismos antiliberales, que tras la victoria de Evo Morales parecía imparable, se ha roto ante la firme voluntad de los colombianos de continuar por el camino marcado por Uribe: decidida lucha moral y policial contra el terrorismo, integración en la economía mundial y libertad económica.

Uribe ha sido el mejor presidente al sur de Río Grande en las últimas décadas. Ha luchado eficazmente contra la guerrilla y ha aumentado la seguridad. Ha disminuido los secuestros y ha reducido el problema de la violencia política, lo cual le hace objeto de odio sin medida de nuestra izquierda. Hace dos años el Banco Mundial señaló a Colombia como el segundo país del mundo que más había reformado su economía, lo que sumado a la mejora de la seguridad ha permitido que la inversión foránea se multiplique. En la actualidad su país crece a un 5,8 por ciento y las perspectivas son buenas. Desde 1993 tiene un sistema privado de pensiones, al que está suscrita la mitad de la población, y que con el paso del tiempo va ganando terreno al sistema público. En 1991 puso en marcha un sistema de cheque escolar que comenzó a producir una progresiva mejora del sistema educativo básico de ese país, hasta que se suspendió. Debería continuar su reformismo económico, acaso fijándose en los ejemplos de Irlanda y Estonia, con sistemas fiscales más racionales y moderados y una decidida apertura a la economía mundial, algo esto último en lo que Uribe ha mostrado una gran decisión.

Los fracasos socialistas, por una razón que, reconozco, se me escapa, no suelen servir para escarmentar en piel ajena. Pero los países que sí han cosechado éxito suelen servir de ejemplo a los vecinos. Dos casos conspicuos son la reforma de las pensiones en Chile, que se está llevando a otros países iberoamericanos, o el tipo marginal único, que está produciendo una auténtica revolución fiscal. Colombia, si se mantiene en el camino de las reformas, cosechará éxitos que inspirarán a países vecinos, como lo ha hecho también Chile.

Pero Álvaro Uribe no puede quedarse en eso. Ha de convertir el éxito de sus políticas y el apoyo de su pueblo en la oportunidad para asentar unas instituciones que frenen, al menos durante algún tiempo, los perversos efectos que un nuevo Evo Morales colombiano. Uribe ha de seguir profundizando en las reformas económicas, en la lucha sin descanso y sin resquicio para el más mínimo gesto de debilidad moral, política o policial contra el crimen, contra la guerrilla. Pero su mayor tarea es institucional. Ha de dotar a su país de los instrumentos que permitan a la sociedad colombiana reaccionar si llega al poder un salvapatrias como los que le gustan al presidente Rodríguez. No debe fagocitar al partido liberal con su enorme figura, sino utilizarla para darle un ideario, unos ideales que le mantengan vivo después de su partida. La tentación personalista puede que sea irresistible cuando las instituciones son débiles, pero debe transformar su poder en una fuerza reformista al servicio de la libertad futura de los colombianos. Hoy es él quien controla la presidencia y el 80 por ciento del Congreso. Nada asegura que en el futuro la enfermedad política del populismo contagie al pueblo colombiano, y es entonces cuando se pondrán a prueba las instituciones democráticas.

José Carlos Rodríguez es miembro del Instituto Juan de Mariana