jump to navigation

Miércoles 30 de Noviembre de 2005

De la Microcirugía con la LOE al Cheque Escolar

14:52 h | Libros | Txemav | Comentarios cerrados

Cefalopodear con las leyes en el proceso de su elaboración, es algo que viene siendo habitual. Se realizan transacciones con los partidos, que al final transcurrido su paso por el Senado, la ley sigue igual e incluso más endurecida. Ese proceso parece ser que sigue la LOE, donde el maestro del humo dialéctico -Alfredo Pérez Rubalcaba-, vende en una transaccional que “no queda ambigüedad ni por arriba ni por abajo”. Pacta que el PSOE, propondrá que el Estado fijará que “los contenidos básicos de las enseñanzas mínimas requerirán el 55 por ciento de los horarios escolares para las comunidades autónomas que tengan lengua cooficial y el 65 por ciento para aquellas que no la tengan”, en vez de ser este porcentaje el máximo que se pudiera requerir. Me es igual que me es lo mismo, que diría el pastor, las ovejas son las mismas si no se las come el lobo. Se trata de microcirugía en la ley, que ni soluciona, ni atiende a los problemas planteados, el introducir palabrejas de máximos y mínimos de desigualdad educativa. Sobre todo en las llamadas nacionalidades, donde desde la más educación básica, se les aísla en formación e instrucción educativa del resto de España.

Se trata de un nuevo entremés teatral, para aprobar una ley antes de que venza el plazo del decreto que postergaba la aplicación de la LOCE del anterior Gobierno. Nueva ley que ahonda en los errores que ya han pagado muchos españoles, hecho el juego del consenso, aquellos que creen negociar y obtener frutos, observarán el inequívoco resultado.

Tan sólo es necesario escuchar como la ideologizada presidenta del Consejo Escolar, Marta Mata, califica de “alivio el anuncio de acuerdo entre el Gobierno y algunas federaciones de enseñanza sobre LOE”, y que todos tienen que entender que “el gobierno tiene la responsabilidad de cambiar para mejor el sistema educativo, pero no hay todo el dinero que es necesario, por eso hay que empezar por las prioridades, que es la enseñanza pública, pero a medida que se tengan recursos se destinarán a la privada”. Más claro el agua, tan cristalinas como las emitidas sentencias del Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo, que la contradicen. Es más, los recursos son de todos, ni de Mata, Rubalcaba o Rodríguez Zetapé , teniendo los padres el derecho a elegir centro conforme a sus convicciones, entre los que se encuentran los no públicos. Tomándole la palabra a Mata sobre recursos, la igualdad del art. 14 CE en materia educativa conduce al cheque escolar: los recursos disponibles se reparten entre todos, y que cada cual elija centro.

José Carlos Navarro.

De Diariosigloxxi.com


Martes 29 de Noviembre de 2005

Sexta entrega: ¿Dónde está el futuro? En el presente y no deja de ser apasionante

14:52 h | Artículos,Libros | Txemav | Comentarios cerrados

Disciplina, valores, trabajo en grupo.
Les gusta sentirse implicados e informados.
Los estudiantes:

Buenos profesores que se preocupen de ellos, que los estimulen, que muestren entusiasmo.
Posibilidad de escoger y aprender con sentido.
Les gusta la experiencia, quieren ser comprendidos, aceptados, respetados e incluidos.
Buscan modelos de vida que no sólo conozcan el camino sino que vayan por el camino.
Buscan algo más, un sentido espiritual que les llene y les dé sentido.
Los empresarios:

Compromiso.
Honestidad e integridad.
Entusiasmo.
Fiabilidad.
Representación personal.
Capacidades qua aumentan la posibilidad de conseguir un empleo: habilidades comunicativas, saber trabajar en grupo, resolver problemas, tener iniciativa, tener destrezas para planificar y organizar, autogestión y dominio de las tecnologías de la información y la comunicación.
Quieren información sobre los estudiantes.
Creen que los estudiantes no están bien informados sobre las opciones de trabajo.
Este estudio les ha llevado al desarrollo de un plan de 10 puntos para mejorar las escuelas, en el que a las iniciativas, ya casi tradicionales, de mejorar la formación del profesorado y sus condiciones de trabajo, lograr una enseñanza de mayor calidad, etc., se han añadido: (a) apoyar las relaciones y la implicaciones de os padres y otros posibles “socios”; dar a los estudiantes reconocimiento y voz; (c) estrechar las relaciones entre la escuela y el mundo del trabajo.

Me pregunto que encontraríamos en un estudio similar en España. Creo que algunas de las respuestas no serían muy diferentes. En cualquier caso, me encantaría que se hiciera y se tuvieran en cuenta las visiones de los implicados a la hora de planificar la educación.

Ya veis que fue un día intenso y eso que no os he explicado todo. Como veis se trataron muchos temas fundamentales y controvertidos. Desde luego no nos vamos a aburrir en el próximo futuro, que como todo futuro, siempre es incierto. Aquí os dejo con mis reflexiones finales, a la espera de las vuestras.

La educación no es sólo importante, sino fundamental para todos los seres humanos. Todos tienen un potencial y el derecho a desarrollarlo. Aunque la estructura política, económica y social del mundo actual esté negando ese derecho básico a millones de niños, niñas y jóvenes. Para aquellos que lo tienen, el problema más importante parece ser que la escuela actual no está pudiendo dar respuesta a este desafío. No está preparada para acogerlos a todos y proporcionarles un entorno de aprendizaje que les permita liberar su potencial. Las personas que formamos parte del sistema educativo, tampoco parecemos estar en mejores condiciones para responder a los desafíos del presente y el futuro: decisiones políticas inadecuadas o que no dan los resultados esperados; recurso insuficientes y no invertidos de la mejor manera; defensa férrea del estatus quo de todos los miembros del sistema —incluyendo el mantenimiento de la ignorancia—; formación inicial y permanente del profesorado (de todos los ciclos educativos) insuficiente y anacrónica —en la formación inicial no salen suficientemente preparados para llevar a cabo su trabajo y la permanente no les proporciona mucha más ayuda. ¡Vaya!, que ya podemos empezar en el presente si queremos que el futuro sea un poquito diferente.

Blog de Juana M. Sancho Gil.


Cheque Escolar

14:51 h | Libros | Txemav | Comentarios cerrados

La educación de los hijos es un derecho intransferible de los padres. El Estado sólo tiene que garantizar ese derecho como así lo exige nuestra Constitución en su artículo 27.3: ‘Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones’.

Esta libertad que la Constitución nos garantiza, los capitostes que manejan el Estado nos la niegan, impidiendo que los padres puedan elegir el colegio cuyo profesorado esté de acuerdo con sus propias convicciones. ¿Es esto lo que entienden por talante? ¿El imponer sus criterios sin tener en cuenta que por lo menos 10 millones de españoles no pensamos como ellos? ¿No es eso fascismo? Por qué no se da a cada padre un cheque por cada niño en edad escolar según el nivel de cada uno y que los padres lleven a sus hijos al colegio que les dé la gana. ¿Es que tienen miedo a que los colegios religiosos se saturen y los públicos se queden vacíos? ¿O tienen miedo a que los jóvenes se formen de manera que sean capaces de gobernarse a si mismos, y no se dejen gobernar por otros?

El cheque escolar establecería una competencia entre los colegios, con el fin de llenar sus aulas. Esto sería beneficioso para padres e hijos, al menos así lo entiendo yo. Si se pide que haya competencia para todo ¿por qué no para la enseñanza? Señor ZP, lo que los españoles le hemos dicho el pasado día 12, ¿se lo pasará por el forro de los “trillos” como en pasadas ocasiones?

Juan Escribano.

De Diariosigloxxi.com


El “Cheque Escolar” funciona

14:49 h | Libros | Txemav | Comentarios cerrados

Últimamente hemos podido comprobar que la reforma del sistema educativo es un tema que preocupa al ciudadano de a pie, y es que es mucho lo que está en juego.

Una solución a los dos grandes temas, libertad de elección y calidad de la enseñanza,


Sábado 26 de Noviembre de 2005

MITOS Y VERDADES DEL MODELO SUECO

16:14 h | Artículos,Libros | Txemav | Comentarios cerrados

sábado, 26 de noviembre de 2005
Un experto explica que el modelo maximalista de Estado benefactor ha sido abandonado hace rato

Los ciudadanos ya no están atados a una escuela o un hospital determinado.

Por Mauricio Rojas *

Suecia es internacionalmente conocida por su Estado benefactor, el más amplio y costoso que se haya conocido. Los niveles de gasto público, carga tributaria, transferencias de ingresos y monopolio estatal sobre la seguridad social y las áreas de servicios básicos (salud, educación, asistencia social, cuidado de niños y ancianos) no han sido nunca alcanzados por otro país democrático en tiempos de paz. Todo esto es conocido y representa para muchos un modelo de sociedad ejemplar que otros países deberían adoptar. Lo que se ignora es que la misma Suecia ya ha abandonado este modelo maximalista del Estado benefactor. Hace ya más de una decena de años que Suecia está abocada a una búsqueda profunda y prometedora de una alternativa a su viejo Estado benefactor, en la cual el Estado todavía cumple un rol importante pero sin excluir a una diversidad de actores sociales y económicos que, en su conjunto, puedan crear una sociedad del bienestar que le otorgue a los ciudadanos una sólida base de igualdad y seguridad social combinada con una real libertad de elección.
Para dar una idea concreta de la profundidad de los cambios puedo citar algunas experiencias personales. Cuando llegué a Suecia en 1974 era impensable que los ciudadanos pudiesen elegir la escuela para sus hijos o el centro médico en el cual ser atendidos en caso de enfermedad. Sólo una proporción muy pequeña y extremadamente rica de la población tenía ingresos netos -es decir, después de pagar una pesada carga tributaria- suficientes como para poder pagar privadamente por ese tipo de servicios. Como se decía en ese tiempo, uno pertenecía a un hospital público y los hijos de uno también pertenecían a una escuela pública determinada, aquella que se les había asignado de acuerdo al área donde residían. El Estado benefactor le aseguraba a todos los ciudadanos un nivel comparativamente alto de bienestar pero al precio de una casi total falta de libertad de elección. Esta situación permaneció inalterada -agravada en realidad ya que la carga tributaria se había hecho cada vez más pesada- hasta comienzos de la década de 1990.

REVOLUCION
Hoy en día las cosas son muy diferentes. Mi hijo va a una escuela independiente -propiedad de una sociedad anónima, Kunskapsskolan AB, que gestiona una veintena de escuelas- que yo he elegido con plena libertad y por la cual no debo pagar ni un centavo extra más allá del cheque escolar con que el Estado hace posible una libertad de elección real e igualitaria (la misma libertad de elección existe entre las escuelas directamente gestionadas por el sector público). Lo interesante es que mi hijo no es una excepción. En este país donde en 1990 las escuelas que no eran parte del monopolio estatal eran muy escasas existen hoy más de 700 escuelas básicas y secundarias independientes, que le dan educación a unos 80.000 niños y jóvenes dentro de un sistema pluralista de colaboración público-privada que crece año tras año.

No sólo la situación de las escuelas ha cambiado radicalmente. Si yo me enfermase hoy recurriría con toda seguridad a la clínica más cercana, Nacka N


Lunes 21 de Noviembre de 2005

Cheque Escolar

14:58 h | Libros | Txemav | Comentarios cerrados

Últimamente oigo hablar, en diversos medios de comunicación, del «cheque escolar». Hasta hace bien poco deconocía que éste existiera, ni que países desarrollados como EE UU y Suecia lo hubieran adoptado en sus sistemas educativos. Básicamente, el cheque escolar consiste en que el Estado transfiere a las familias la cantidad que invierte en la educación de sus hijos y los padres la aplican responsablemente según el modelo educativo que más les convence.

Si la utilización de este sistema en los países citados ha dado tan buen resultado durante muchos años, ¿por qué no pedir a nuestros políticos que promuevan su implantación en nuestro país? Esta medida facilitaría que todos los padres pudieran intervenir en el tipo de educación que reciben sus hijos.

Itziar.

De Diariodeleon.es


Sábado 19 de Noviembre de 2005

Cheque Escolar: una idea innovadora cumple cincuenta años

16:16 h | Artículos,Libros | Txemav | Comentarios cerrados

En 1955, Milton Friedman –premio Nobel de Economía– escribió un artículo titulado “The Role of Government in Education” en el que confirmaba la responsabilidad del Estado para establecer la enseñanza obligatoria y financiarla, pero no tanto en la gestión de los colegios. A su entender, financiación y gestión deberían separarse y una posibilidad podría ser dar a los padres un cheque escolar para gastar exclusivamente en servicios educativos. Eso reconocería a los padres su libertad para elegir el colegio más apropiado según sus convicciones; el libre mercado y la competitividad se encargarían de separar financiación y gestión de forma natural.

Cincuenta años después, Friedman rememora aquel artículo y explica en “The Wall Street Journal” (9 junio 2005) que esa idea no fue una reacción contra las deficiencias de la enseñanza pública –él estaba más que satisfecho con la educación que recibió en su colegio público–, sino que le parecía que en una sociedad basada en el libre mercado la gestión estatal de la educación tenía mucha menos justificación que otros asuntos públicos.

Friedman recuerda que aunque la fórmula despertó cierto interés académico y público, no se ensayó hasta que la Office of Economic Opportunity –durante la presidencia de Nixon– decidió probarla en varias ciudades de New Hampshire. El resultado fue bueno, pero el experimento se detuvo por la oposición de los sindicatos de profesores y autoridades educativas locales. También se hizo una prueba en California.

El interés hacia el cheque escolar empezó a crecer precisamente a partir de los primeros síntomas del deterioro de la calidad de la enseñanza pública, que se empezaron a notar en 1965, y se confirmaron definitivamente en 1983 con el informe “A Nation at Risk”, publicado por la National Commission of Excellence in Education: “Todas las generaciones de americanos han aventajado a sus padres en educación –nivel de alfabetismo– y logros económicos. Por primera vez en la historia, el nivel educativo de una generación no superará, no igualará, ni siquiera se acercará al de sus padres”.

La búsqueda de soluciones llevó a probar de nuevo el cheque escolar o las “charter schools”. Varias ciudades y Estados (Wisconsin, Ohio, Cleveland, Florida, Washington D.C.) pusieron en marcha diversos modelos de cheque escolar, y el Tribunal Supremo respaldó definitivamente la fórmula en una sentencia de 2002.

¿Por qué solo una pequeñísima proporción de estadounidenses se benefician de estos programas? Friedman explica que si el cheque escolar no se ha extendido más –cada vez más padres desean tener más opciones de elección del colegio de sus hijos, sobre todo después de conocer los buenos resultados académicos que se consiguen en las zonas que aplican el cheque escolar–, se debe a que los sindicatos de profesores y autoridades educativas siguen oponiéndose con mucha fuerza a cualquier cambio que suponga perder el control del sistema educativo. No obstante, es optimista: “Tarde o temprano algún Estado implantará el cheque escolar en todo su territorio; entonces la competitividad de los colegios se pondrá al servicio de la libertad de elección de los padres y se demostrará que es capaz de revolucionar la enseñanza”.

ACEPRENSA. Blog de Galsuinda.


Viernes 18 de Noviembre de 2005

Educación: una ley para unir a los más débiles

16:20 h | Artículos,Libros | Txemav | Comentarios cerrados

Es evidente que la sociedad española tiene que hacer frente a importantes problemas y serias necesidades, pero de todo este conjunto dos factores destacan por su capacidad de generar situaciones críticas graves en el conjunto de la sociedad. Se trata de la insolvencia del sistema público de pensiones entre el 2011 y el 2015 y la caída libre en que se encuentra nuestro sistema de enseñanza y, en particular, por su mayor dimensión, la publica.

Está fuera de toda discusión que el gran reto económico y social de España es su bajísima productividad y por consiguiente la urgencia de aumentar las asignaciones de I+D. Pero obviamente, el dinero que es una parte del problema, no constituye toda la respuesta. Necesitamos que el grueso del país esté bien preparado porque es la única forma de conseguir un mayor número de profesionales excelentes y, también para que la base laboral posea un alto nivel. Todo esto es imposible sin un buen sistema de enseñanza primaria y sobre todo secundaria. Y España se encuentra en las antípodas de esta situación. No únicamente no mejora sino que retrocede. El muy reciente informe de la Comisión Europea señala que los estudiantes que pasaron la secundaria disminuyeron del 62,7% en el 2004 al 61,8% en el 2003. Asimismo, España ocupa el lugar 22 entre 24 países de la Unión Europea por el porcentaje de su población de 20 a 24 años con al menos enseñanza secundaria superior. Y lo peor de todo: disminuimos, pasamos del 62,2% el año 2000 al 61,8% en el 2003. Italia, para situar una referencia cercana, nos saca ya 11 puntos de distancia, cuando la diferencia en el 2000 era solo de 2,6 puntos: a pesar de la entrada en la Unión Europea de nuevos socios dotados de menores recursos económicos, hemos retrocedido. ¡Fastuoso! A mayor abundamiento, los resultados del último informe PISA aportaban datos peores que los correspondientes al año 2000.

El fracaso escolar formal se sitúa en el 30%, uno de los más elevados de occidente, pero lo más grave es que si se añaden los “aprobados políticos”, las notas con asterisco, la cifra se eleva a la mitad. Esto es un desastre literal, de unas proporciones extraordinarias, de difícil solución y que requerirían la máxima atención y consenso social para superarlo.

A pesar de ello, lo que caracteriza la última generación, digamos los últimos 15 años, es la más absoluta inestabilidad del sistema educativo. En tan solo este período de tiempo, se han producido cuatro leyes: LODE, LOGSE, LOCE, LOE. Por lo visto no hay nada más barato de producir que una ley orgánica de educación. Los chicos que han tenido que estudiar en este laberinto deberían reclamar daños y perjuicios a los distintos gobiernos.

Para terminar de acotar el panorama, es necesario recordar que el gasto total en educación; esto es, gasto público + familias, va disminuyendo. En 1995, era el 5,78% del PIB. En el 2005, solo el 5,20%. ¿La Sra. San Segundo, puede creer que con todos estos mimbres la nueva ley que ha hecho va a resolver alguna cosa?

Para empezar, es obvio, necesitaríamos que toda la comunidad educativa se sintiera partícipe de una gran revolución dispuesta a revertir la decadencia de nuestro sistema educativo, sobre todo el público, y especialmente en la secundaria. Los maestros y profesores, tanto del sector público como del concertado y privado, deberían verse reflejados en la ley y escuchadas sus razones. El sector concertado debería verse mimado por los poderes públicos porque consigue mantener, gracias a su ideario, unos resultados razonables, con unos costes inferiores a los de la enseñanza pública. Los padres deberían ser contemplados como lo que son: los primeros responsables de educar, en lugar de unos entes subsidiarios menores de edad a quienes la administración les conduce para que matriculen a sus hijos en los centros que la burocracia quiere y, no en aquellos que los padres solicitan. Debe fomentarse esta responsabilidad, y para ello es imprescindible el pleno ejercicio del derecho a elegir centro, de acuerdo con sus criterios. Sin libertad de elección, sin discernimiento, sin interés para la búsqueda y la subsiguiente participación en la escuela, la implicación es un propósito vano. Y esto la ministra de educación del Gobierno lo sabe a menos que ignore los resultados sobre las AMPAS de los colegios públicos. La Sra. San Segundo llena líneas y líneas hablando de la “escolarización equitativa” y la confunde simplemente con la burocracia. Existe una tensión lógica entre libertad de elección e inclusión educativa, pero esto no puede resolverse a base, como sucede en España, de ir enrasando el nivel hacia abajo. Esto no es ni equitativo, ni justo, ni socialista. Es simplemente, una estupidez. En Suecia, paradigma del gasto público y de la intervención del estado, la socialdemocracia asumió y desarrolló todavía más el cambio radical de modelo iniciado por la coalición de centro y los conservadores que promovió la libertad de elección en la enseñanza y en la sanidad. A través de una variante del llamado Cheque escolar. Las familias pueden elegir el colegio que consideren más adecuado porque disponen del medio económico, el cheque, para pagarlo. Y por el lado de la oferta, participan tanto las escuelas publicas, dotadas de gran autonomía y autoridad en su dirección (algo que ignora la “ley San Segundo”), como el equivalente de nuestras concertadas, de iniciativa social, así como aquellas concebidas como una actividad empresarial estricta, a condición de que todas ellas se sometan a las mismas reglas.

Hay que rechazar la LOE en el Congreso, en el Senado, en la calle y en la sociedad, no sólo porque niega los derechos a los padres, y significa la nacionalización de la enseñanza concertada, no únicamente porque ningunea a la religión abriendo un frente de batalla casposo y decimonónico, sino porque además va a terminar de hundir el sistema escolar y, sobre todo, va a castigar precisamente a los chicos y chicas cuyas familias no tengan dinero para pagarse una escuela razonable. Va a castigar, precisamente, a aquellos que debería defender si su anticuada ideología se lo permitiera.

Josep Miró i Ardèvol.

Publicado en Forumlibertas.com


Jueves 17 de Noviembre de 2005

El derecho a elegir colegio: manifiesto de organizaciones educativas, sindicatos y confederaciones de padres de alumnos

17:16 h | Libros,Noticias | Txemav | Comentarios cerrados

Diez organizaciones educativas (1) acaban de presentar un documento titulado “El derecho de los padres a elegir la educación en libertad”, donde se recuerdan los fundamentos del derecho de los padres a educar a sus hijos de acuerdo con sus convicciones. El documento analiza este derecho fundamental, sobre la base del artículo 27 de la Constitución española y la jurisprudencia del Tribunal Constitucional; el papel de los poderes públicos y la necesidad del pluralismo de la oferta educativa.

Ofrecemos un resumen.

Todos tienen derecho a la educación: primero, en el ámbito primario de la familia, donde los hijos aprenden a querer y respetar a los demás y donde asimilan los hábitos cívicos fundamentales; después, en el sistema educativo que, en sus niveles básicos, debe beneficiar a todos los ciudadanos, en libertad y en igualdad.

El derecho a la educación tiene dos vertientes inseparables: es un derecho-prestación, que legitima para recibir enseñanza, y es un derecho-libertad, que obliga a respetar la libertad de los padres.

El derecho a la educación sólo se satisface plenamente cuando se cubren esas dos vertientes: cuando los poderes públicos aseguran la escolarización de todos y cuando respetan la libertad de creación y de dirección de centros privados –dotados por su titular de un carácter propio– y el derecho de los padres a elegir escuela para sus hijos, de acuerdo con sus convicciones o preferencias morales, religiosas, filosóficas y pedagógicas. Por tanto, la educación es un derecho que debe ser garantizado por las autoridades y que exige una oferta escolar plural.

La enseñanza pública y la privada son complementarias, ambas imprescindibles para garantizar la libertad de enseñanza. Mientras más variadas sean las escuelas, más se perfecciona el derecho a elegir.


Miércoles 16 de Noviembre de 2005

Más visiones del modelo sueco

14:45 h | Artículos,Libros | Txemav | Comentarios cerrados

Jordi Pujol volvió al Majestic para hablar de política. Es más, lo hizo para interesarse por el modelo sueco, aquel con que, a mediados de los años 70, revistió el primer ideario de Convergència, aunque siempre advirtió de que su partido no era socialdemócrata. Ante un grupo de periodistas, el expresident exhibió su capacidad de actualizar datos, fechas, hechos. Se contuvo lo suficiente para no hacer sombra a su invitado, Mauricio Rojas, diputado del Partido Liberal sueco que acudió a la invitación del Centro de Estudios Jordi Pujol, en Esade. Rojas es un chileno (ahora, dice, sólo es sueco) que en 1974 huyó del Chile de Pinochet y se instaló en la acogedora Suecia. Ha escrito un libro de un centenar de páginas, Suecia después del modelo sueco (www.cadal.org), en el que invita a sus antiguos amigos latinoamericanos a cambiar el chip. El llamado modelo sueco, el referente utópico de la izquierda, despareció en los años 90. ¿Desaparecido? Más bien transformado.

Tras el colapso de principios de los 90, primero los conservadores y luego los socialdemócratas privatizaron el Estado del bienestar. Pero a la sueca. La presión fiscal no bajó mucho, se introdujo la opción de escuelas, hospitales y centros para gente mayor privados. Pero con una gran salvedad: quien elija un centro público o un centro privado, paga exactamente los mismo. El Estado provee a las familias de un cheque escolar, y éstas eligen centro sin ningún coste adicional. Etcétera.

Rojas advirtió de que no por eso Suecia quedará inmune al fenómeno que afecta a varias ciudades europeas, sobre todo francesas. No deja de ser original que un inmigrante integrado en la sociedad sueca, asuma el ideario liberal (el sueco, que ahora llaman capitalismo del bienestar) y encabece la campaña de denuncia de que a los inmigrantes se les ha protegido más de lo que se les ha exigido. “El Estado les ha integrado en el subsidio pero no en la producción”, sentenció. Ahí está el riesgo.

Pujol anunció otro viaje –¿iniciático?– a Suecia para repensar su modelo. ¿Qué traerá?

JOSEP-MARIA URETA

Publicado en El Periódico de Catalunya